Andalucía.- Un 10% de andaluces demanda atención por problemas de depresión y ansiedad motivados por la crisis

Actualizado 06/03/2013 15:41:37 CET

SEVILLA, 6 Mar. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Salud y Bienestar Social de Andalucía, María Jesús Montero, ha admitido este miércoles que aproximadamente unos 800.000 andaluces, lo que supone uno de cada diez, han demandado atención de su médico de familia por problemas de depresión o de ansiedad, en muchos casos derivados por el actual contexto de crisis económica.

Además, y según datos sanitarios aportados por su departamento, el drama del desempleo se asocia en muchos casos al suicidio, de manera que cada aumento del uno por ciento en la tasa de paro se vincula con un 0,8 por ciento de aumento en el número de suicidio en las personas menores de 65 años. También el estrés laboral y el empleo precario suelen tener repercusiones negativas sobre la salud mental.

Durante su intervención en la Comisión de Salud del Parlamento, Montero ha abogado también por no estigmatizar a las personas con enfermedad mental, por lo que ha apostado por la necesidad de "cambiar la visión sobre estas patologías y las personas que las padecen".

Según Montero, uno de los elementos de esa estigmatización social es "la idea generalizada de que los trastornos mentales son graves y para toda la vida", cuando, según sostiene, "con la ayuda y el tratamiento adecuados, en la mayoría de casos la recuperación es posible". En otros casos más graves, ha puntualizado, "cabe lograr una remisión o un grado suficiente de funcionalidad o estabilidad".

"En Andalucía hemos trabajado duro contra el estigma en la enfermedad mental y sigue constituyendo un reto importante conseguir que la sociedad conozca y comprenda que las personas con enfermedad mental son personas normales, que tienen un proyecto vital igual que el resto y tienen tanto derecho como los demás a recibir un trato digno y respetuoso", ha declarado.

Del mismo modo, ha recordado que se trata de un problema que puede afectar a cualquier persona, ya que, una de cada cuatro personas mayores de 18 años padece alguna enfermedad mental a lo largo de su vida.