Publicado 22/07/2020 18:02:44 +02:00CET

Un análisis de sangre identifica beneficios y riesgos del tratamiento con esteroides en pacientes COVID-19

Desarrollado un nuevo análisis de sangre para detectar la exposición reciente a la malaria 'recurrente' o vivax.
Desarrollado un nuevo análisis de sangre para detectar la exposición reciente a la malaria 'recurrente' o vivax. - MAYETA CLARK, WALTER AND ELIZA HALL INSTITUTE

MADRID, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo estudio dirigido por el Colegio de Medicina Albert Einstein y el Sistema de Salud Montefiore (Estados Unidos) ha confirmado los hallazgos del ensayo británico a gran escala sobre el uso de esteroides para los pacientes de COVID-19. Así, ha identificado cuáles son los beneficios y riesgos del tratamiento con esteroides en infectados.

El ensayo británico 'RECOVERY', un estudio prospectivo, aleatorio y abierto sobre la dexametasona esteroide frente al estándar, involucró a más de 6.000 pacientes con COVID-19. La dexametasona redujo las muertes en alrededor de un tercio en los pacientes con respiradores y en alrededor de una quinta parte entre las personas que necesitaban oxígeno pero no estaban con respiradores. Sin embargo, el estudio deja dudas sobre el uso de esteroides para el tratamiento de algunos pacientes.

"Nuestro estudio es coherente con los prometedores hallazgos de Reino Unido, pero por primera vez, podemos demostrar que las personas pueden ver los mismos beneficios para salvar sus vidas con formulaciones de esteroides distintas a la dexametasona. También encontramos que un análisis de sangre común puede identificar los mejores candidatos para el tratamiento con esteroides", explica Marla Keller, la autora principal del estudio, que se ha publicado en la revista 'Journal of Hospital Medicine'.

Los autores compararon los resultados de dos grupos seleccionados de casi 3.000 personas hospitalizadas en Montefiore con una prueba COVID-19 positiva. Un grupo de 140 pacientes fue tratado con esteroides dentro de las 48 horas de su ingreso en el hospital; y un grupo de control de 1.666 pacientes similares no recibió tratamiento con esteroides. La mayoría de los pacientes que recibieron tratamiento con esteroides recibieron prednisona. Algunos recibieron dexametasona y metilprednisolona.

Casi todos los pacientes se hicieron inicialmente un análisis de sangre para medir los niveles de proteína C reactiva (CRP), que el hígado produce en respuesta a la inflamación. Cuanto más alto es el nivel de CRP en la sangre, mayor es la cantidad de inflamación. Un nivel normal de CRP reportado en el estudio está por debajo de 0,8 miligramos por decilitro de sangre.

"Encontramos que en pacientes con altos niveles de inflamación, es decir, un nivel de CRP superior a 20, los esteroides se asociaron con una reducción del 75 por ciento en el riesgo de seguir con la ventilación mecánica o de morir. De manera crítica, también encontramos que para los pacientes con un nivel de inflamación más bajo, niveles de CRP menores de 10, el uso de esteroides estaba asociado con un casi 200 por ciento de aumento en el riesgo de seguir con la ventilación mecánica o de morir", apunta Keller.

Un gran porcentaje de las personas que sucumben al COVID-19 mueren por la intensa respuesta inflamatoria del cuerpo, que puede abrumar y dañar gravemente los pulmones. "Nuestros hallazgos sugieren que la terapia con esteroides debería reservarse para las personas con alta inflamación, como lo indican los niveles de CRP marcadamente elevados. Es una historia diferente para las personas que no tienen una inflamación significativa: para ellos, cualquier beneficio es superado por los riesgos del uso de esteroides", señala otro de los autores, William Southern.

Contador