Publicado 12/03/2021 07:19CET

Un análisis y una resonancia podrían prevenir 1 de cada 6 muertes de cáncer de próstata

Archivo - PET-TAC con PSMA es una terapia efectiva en la detección y manejo del cáncer de próstata
Archivo - PET-TAC con PSMA es una terapia efectiva en la detección y manejo del cáncer de próstata - HOSPITAL LA LUZ - Archivo

   MADRID, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Un programa nacional de detección dirigido a los hombres genéticamente predispuestos al cáncer de próstata que incluya un análisis de sangre y una resonancia magnética antes de una biopsia invasiva, podría prevenir una de cada seis muertes por cáncer de próstata y reducir significativamente el sobrediagnóstico, según un nuevo estudio dirigido por investigadores del University College de Londres (UCL) y la Universidad de Cambridge, publicado en la revista 'JAMA Network Open'.

   Actualmente, los hombres sospechosos de tener cáncer de próstata se someten a un análisis de sangre que detecta niveles elevados del antígeno prostático específico (PSA). Siguiendo el ensayo PRECISION dirigido por UCL, las pautas del Instituto Nacional de Excelencia Clínica (NICE), ahora también advierten que todos los hombres con un resultado de PSA positivo se sometan a una resonancia magnética antes de la biopsia, ya que se ha demostrado que esto distingue y aumenta mejor detección de cánceres agresivos mientras se reduce el sobrediagnóstico y el tratamiento innecesario de cánceres insignificantes.

   Sobre esta base, los investigadores dicen que los marcadores genéticos recientemente descubiertos que predicen el riesgo de cáncer de próstata también podrían complementar una prueba de PSA y una resonancia magnética. Una prueba poligénica, que aún no está ampliamente disponible, puede identificar a las personas con genes (biomarcadores) de cáncer de próstata de alto riesgo y ayudar a predecir cuándo es probable que una persona comience a beneficiarse de la detección.

   Al explicar el estudio, el autor principal, el doctor Tom Callender, de la División de Medicina del UCL, señala que "el cáncer de próstata es una de las principales causas de muerte por cáncer entre los hombres, pero no existe un programa de detección porque se considera que los daños de la detección superan los beneficios".

   "Sin embargo --prosigue--, las personas con mayor riesgo genético tienen más probabilidades de beneficiarse de las pruebas de detección y menos probabilidades de sufrir daños".

   En este sentido, añade que "para este análisis de beneficio-daño y costo-efectividad, preguntamos qué tan efectivo sería un examen de PSA cada cuatro años para todos los hombres de 55 a 69 años en comparación con controles más específicos para aquellos con mayor riesgo de contraer la enfermedad según su edad y perfil genético".

   "También preguntamos cuál sería el impacto de aquellos con un análisis de sangre de PSA positivo que se realizaran una resonancia magnética antes de una biopsia, en el contexto de un programa de detección de cáncer de próstata", añade.

   En este estudio de modelado, los investigadores crearon una cohorte hipotética de 4,5 millones de hombres, que representa el número de hombres de 55 a 69 años en Inglaterra, y simularon los resultados de salud de la introducción de factores basados en la edad y riesgos programas de cribado adaptados a esta población.

   La vía de diagnóstico basada en la edad modeló un programa de detección en el que todos los hombres de entre 55 y 69 años recibirían una prueba de PSA cada cuatro años y, si la prueba era positiva, se realizaría una resonancia magnética y, si fuera necesario, una biopsia.

   La vía adaptada al riesgo modeló un programa de detección en el que los hombres se someterían a una prueba de PSA (seguida de resonancia magnética y biopsia si fuera necesario) si y cuando su riesgo, determinado por su edad y puntuación de riesgo poligénico (perfil genético), alcanzara un cierto umbral.

   Los resultados de salud, incluidas las muertes por cáncer de próstata prevenidas y los diagnósticos innecesarios evitados, junto con los costos de detección (es decir, la medida de costo-efectividad) se compararon para la ausencia de detección, la detección universal basada en la edad y la detección más específica basada en el riesgo utilizando una variedad de umbrales de riesgo, ambos con y sin el uso de una resonancia magnética antes de la biopsia en aquellos con un análisis de sangre de PSA positivo.

   Los investigadores concluyen que el escenario que genera más beneficios sería el de examinar a los hombres con un riesgo del 3,5% de padecer cáncer de próstata en los próximos 10 años, es decir, aproximadamente la mitad de los hombres de entre 55 y 69 años. Este programa podría evitar hasta el 16% de las muertes por cáncer de próstata, es decir, casi una de cada seis, y reducir el sobrediagnóstico en un 27%. El cribado de los hombres en este umbral (3,5%) también sería más rentable que el de todos los hombres de 55 a 69 años.

   La evaluación de todos los hombres de ese grupo de edad (la vía de detección basada en la edad) resultaría en la mayor cantidad de muertes por cáncer de próstata prevenidas (20%). Sin embargo, el cribado específico basado en el riesgo previene un número similar de muertes al tiempo que reduce el número de cánceres sobrediagnosticados (aquellos cánceres que terminan siendo inofensivos) hasta en un 70% (según el umbral de riesgo utilizado) y el número de biopsias necesarias en aproximadamente un tercio.

   La autora principal, la profesora Nora Pashayan, de la UCL Applied Health Research, explica que "en los hombres con un análisis de sangre de detección positivo, encontramos que el uso del perfil genético de un individuo junto con una vía de diagnóstico que utiliza la resonancia magnética antes de la biopsia, podría reducir los diagnósticos innecesarios mientras prevenir las muertes por cáncer de próstata mediante la detección de los cánceres en una etapa temprana y curable".

   Por su parte, el coautor, profesor Mark Emberton, decano de la Facultad de Ciencias Médicas del UCL, destaca que el estudio "muestra que la detección del cáncer de próstata, que podría ahorrar entre el 16% y el 20% de las muertes por cáncer de próstata, podría ser posible con la detección dirigida utilizando el riesgo genético y la resonancia magnética como parte de la vía de diagnóstico. Esto allana el camino para más ensayos clínicos para estudiar la implementación en el mundo real de un programa de detección de este tipo", añade.

   Los investigadores concluyeron que el escenario que genera más beneficios sería el de examinar a los hombres con un riesgo del 3,5% de padecer cáncer de próstata en los próximos 10 años, es decir, aproximadamente la mitad de los hombres de entre 55 y 69 años. Este programa podría evitar hasta el 16% de las muertes por cáncer de próstata, es decir, casi una de cada seis, y reducir el sobrediagnóstico en un 27%. El cribado de los hombres en este umbral (3,5%) también sería más rentable que el de todos los hombres de 55 a 69 años.

Contador

Para leer más