El análisis de PSA reduce las muertes por cáncer de próstata en aproximadamente un 30%

Células en el cáncer de próstata
IMPERIAL COLLEGE LONDON - Archivo
Publicado 22/01/2019 18:14:37CET

   MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El análisis de PSA (antígeno específico de la próstata) reduce las muertes por cáncer de próstata en aproximadamente un 30 por ciento, ya que el nivel de PSA medido detectado en los hombres resultó ser altamente predictivo del riesgo futuro de cáncer, según muestra un gran estudio realizado por investigadores de la Academia Sahlgrenska en la Universidad de Gotemburgo, Suecia.

   Esta ha sido la principal conclusión de una investigación basada en datos sobre 20.000 hombres monitoreados durante más de dos décadas. "Esta investigación es importante porque muestra los efectos a largo plazo de un programa de detección organizado en Suecia", ha señalado Maria Franlund, doctora en Urología en la Academia Sahlgrenska, y principal autora de la investigación.

   El estudio de Franlund, quien es además jefa de Departamento en el Hospital Universitario Sahlgrenska, es importante porque se produce después de la última recomendación de la Junta Nacional de Salud y Bienestar de Suecia, el pasado año, que recomienda a los servicios de salud no deberían solo ofrecer el cribado con solo el análisis de PSA. La razón es que la Junta considera que los inconvenientes de la evaluación de PSA (sobrediagnóstico y sobre tratamiento) superan sus beneficios.

   Después de 22 años de seguimiento, aproximadamente 300 hombres habían muerto de cáncer de próstata. El riesgo fue un 30 por ciento menor para los hombres que se habían sometido a una prueba de detección en el programa. Los hombres con mayor riesgo de morir de cáncer de próstata fueron aquellos cuya evaluación comenzó después de los 60 años; hombres que fueron diagnosticados después de abandonar el estudio (de aproximadamente 70 años o más); y aquellos que fueron invitados, pero no participaron en absoluto.

   Además, el estudio incluyó resultados para los hombres que participaron en el programa de detección y abandonaron el ensayo sin que se detectara cáncer de próstata. Entre estos hombres, que fueron monitoreados durante nueve años después de que terminó su evaluación, se encontraron en total unos 200 casos de cáncer. De estos hombres, 21 murieron posteriormente por la enfermedad.

   Los niveles de PSA en la primera ocasión de detección demostraron tener una gran influencia en los resultados futuros del cáncer. Por lo tanto, pueden ser utilizados para la estimación del riesgo. Los resultados también mostraron que en los hombres con disfunción miccional (dificultad para vaciar la vejiga) el riesgo de cáncer de próstata era menor que en los hombres sin síntomas en el estudio.

SE REQUIEREN ESTRATEGIAS PARA REDUCIR LA TASA DE DESERCIÓN

   El trabajo comenzó en Gotemburgo en 1995, lo que hace que sea un estudio único en muchos aspectos, además actualmente tiene el período de seguimiento más largo de todos los estudios de detección del cáncer de próstata en todo el mundo.

   El objetivo principal de esta investigación ha sido mejorar la comprensión de las implicaciones de la detección y el posible diseño de un futuro programa de detección del cáncer de próstata.

   Inicialmente, el ensayo aleatorizado de detección de cáncer de próstata basado en la población incluyó un total de 20.000 hombres de 50 a 64 años. Se seleccionaron al azar diez mil para un grupo de detección y se ofrecieron pruebas de PSA cada dos años y muestreo celular si se encontraron niveles elevados de PSA. Los otros 10.000 se asignaron al grupo de control y no se ofreció un muestreo de PSA en el estudio.

   Para reducir aún más la mortalidad por cáncer de próstata, según Franlund, es necesario optimizar las edades a las que los hombres se unen y dejan un posible programa de detección en el futuro. También se requieren estrategias para reducir la tasa de deserción. A los hombres con buena salud y con un PSA por encima de cierto nivel (1,5 ng/ml) también se les debe ofrecer exámenes continuos después de los 70 años.

Contador