Publicado 06/06/2022 14:53

Una análisis de ADN del torrente sanguíneo guía con éxito la quimioterapia tras la cirugía en cáncer de colon

Archivo - Cáncer de colon
Archivo - Cáncer de colon - QUIRONSALUD - Archivo

MADRID, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo estudio ha mostrado que el ADN tumoral circulante (ctDNA, por sus siglas en inglés), el material genético que los tumores arrojan al torrente sanguíneo, puede identificar a los pacientes con cáncer de colon en estadio II que pueden beneficiarse más de la quimioterapia después de la cirugía y evitar que otros pacientes necesiten esta forma de tratamiento.

El estudio internacional multiinstitucional, dirigido por investigadores del Johns Hopkins Kimmel Cancer Center y WEHI en Melbourne, Australia, encontró que la prueba de ctDNA después de la cirugía y la administración de quimioterapia a pacientes con ctDNA positivo redujeron el uso de quimioterapia en general sin comprometer la supervivencia libre de recurrencia.

Hay varios estudios de investigación anteriores que demuestran que el ADN tumoral circulante se puede detectar en la sangre y que la presencia de ctDNA después de la cirugía predice un riesgo de recurrencia del cáncer. Sin embargo, se cree que este es el primer estudio clínico que muestra que la medición del ADN tumoral circulante antes de la terapia puede beneficiar a los pacientes.

Estos hallazgos se publicarán en el 'New England Journal of Medicine' y se presentarán en la reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica. "Evidencia clínica mundial que respalda estas teorías", ha señalado Bert Vogelstein,, profesor Clayton de Oncología, codirector del Centro Ludwig en Johns Hopkins e investigador del Instituto Médico Howard Hughes.

Vogelstein y su grupo fueron los primeros en demostrar que el cáncer de colon es causado por una secuencia de mutaciones genéticas y demostraron que el ADN que se desprende de los tumores se puede detectar en la sangre, las heces y otros fluidos corporales.

Actualmente, el uso de quimioterapia en el cáncer de colon en etapa II, que se define como un cáncer de colon que ha crecido a través de la pared del colon pero que no se extiende a los ganglios linfáticos u otros órganos, es controvertido. No hay consenso entre los expertos en cáncer sobre su beneficio. Este estudio tuvo como objetivo ayudar a resolver la controversia al evaluar si el ctDNA podría usarse para proporcionar una predicción más precisa del riesgo de recurrencia después de la cirugía.

Los pacientes que tenían ctDNA negativo podrían evitar las toxicidades de la quimioterapia, y aquellos que tenían cáncer restante podrían recibir quimioterapia para atacar las células malignas persistentes.

En el estudio, 455 pacientes con cáncer de colon en etapa II fueron aleatorizados después de la cirugía 2:1 al tratamiento estándar o al manejo guiado por ctDNA. De estos pacientes, 153 recibieron tratamiento estándar, que incluye seguimiento a lo largo del tiempo para detectar recurrencia o quimioterapia. Otros 302 pacientes se sometieron a análisis de sangre dentro de las siete semanas posteriores a la cirugía para buscar ctDNA. Si se detectaba ctDNA, los pacientes recibían quimioterapia basada en fluoropirimidina u oxaliplatino. Si no se detectaba ctDNA, los pacientes no recibían quimioterapia.

El enfoque guiado por ctDNA redujo el uso de quimioterapia en comparación con el grupo de tratamiento estándar (el 15,3% de los pacientes en el grupo guiado por ctDNA recibió quimioterapia frente al 27,9% en el grupo de tratamiento estándar). La supervivencia a dos y tres años sin recurrencia del cáncer fue similar entre el grupo guiado por ctDNA y el grupo de manejo estándar.

"El cáncer de colon en etapa II presenta un desafío único: En el cáncer de colon en etapa I, los pacientes no reciben quimioterapia porque su pronóstico de supervivencia es superior al 90%. El riesgo de molestias y toxicidades de la terapia supera los beneficios que puede proporcionar. Por otro lado, todos los pacientes con cáncer de colon en etapa III actualmente reciben quimioterapia porque el riesgo de recaída es alto", explica Anne Marie Lennon, MBBCh, profesor de medicina y director de la división de gastroenterología y hepatología.

El objetivo de la quimioterapia en el cáncer de colon es erradicar las micrometástasis, células cancerosas aún no visibles en las imágenes radiológicas que viajan a través del torrente sanguíneo y hacen que el cáncer regrese o se propague a otras partes del cuerpo. El uso de ctDNA para detectar estas células invisibles ahora puede identificar qué pacientes tienen más probabilidades de tener micrometástasis y, por lo tanto, tienen más probabilidades de beneficiarse de la quimioterapia.

"Usando ctDNA para guiar el tratamiento, un paciente con cáncer de colon en etapa II que es negativo para ctDNA tiene menos posibilidades de recurrencia del cáncer que el paciente promedio con cáncer de colon en etapa I, por lo que tenemos la oportunidad de cambiar la práctica clínica", dice Joshua Cohen, un autor principal del estudio y MD/Ph.D. candidato en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

Los investigadores esperan que estos hallazgos estimulen el estudio de ctDNA en pacientes con otras etapas de cáncer de colon y otros tipos de cáncer. En estudios futuros, los investigadores explorarán pacientes con cáncer de páncreas en etapa temprana y cáncer de colon en etapa III para ver si el ctDNA puede identificar de manera similar a los pacientes que tienen más probabilidades de beneficiarse de una quimioterapia más agresiva que la que se usa actualmente. También planean explorar si la presencia de ctDNA residual puede usarse para ayudar a optimizar el manejo de pacientes individuales después de la cirugía u otras formas de terapia.

Contador

Más información