Los profesionales deben dejar que los enfermos mentales tengan el control de la situación y tomen sus decisiones

Actualizado 11/11/2011 19:13:58 CET

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de la Asociación Mundial de Rehabilitación Psicosocial (WAPR, por sus siglas en inglés), Ricardo Guinea, ha abogado este viernes por dejar que los enfermos mentales tengan el control de la situación y puedan tomar sus propias decisiones para avanzar en su proceso de recuperación. De esta manera, ha afirmado que la recuperación es "posible" en estas patologías.

Este experto ha señalado, durante la 'IX Jornada Anual de Atención integral a personas con enfermedad mental' de la Fundación Manantial, que hay que evolucionar del modelo de consulta médica experto-ignorante, que resulta tan "insatisfactorio" para los usuarios, hacia uno más equitativo.

A su juicio, el paciente debe tener libertad de elección, en la medida de lo posible, para poder tomar sus propias decisiones. En este sentido, ha reconocido que los enfermos se las saben "apañar muy bien" y utilizan de manera "razonable" los recursos de los que disponen.

Asimismo, ha creído conveniente que los profesionales y las familias de los pacientes mantengan las expectativas de las personas enfermas y que los sanitarios eviten las intervenciones rutinarias, consideradas "dañinas" por las mismas.

No obstante, ha reconocido que existen factores como un entorno familiar adecuado, una actitud positiva y un comportamiento social normal que influyen en la recuperación del afectado.

En líneas generales, Guinea ha aconsejado que, una vez diagnosticada la enfermedad, no se debe "medicalizar" la situación, es decir, que la vida del paciente gire en torno a ella, y ha apostado por llevar una vida normal, con su trabajo, pareja y vida social.

IMPORTANTE IMPACTO

Estas enfermedades, ha dicho, tienen un impacto importante en las personas que lo sufren porque reducen su esperanza de vida, están expuestas al desempleo, sufren los efectos secundarios de los medicamentos y tienen que enfrentarse a la estigmatización social.

El secretario de WAPR ha informado también de que la sociedad cada vez es más consciente del impacto que producen estas patologías en la sociedad. "Inciden en el Producto Interior Bruto y en el sufrimiento de las personas", ha precisado.

No obstante, Guinea ha mostrado su satisfacción de que, durante las últimas décadas, haya mejorado la situación de los centros hospitalarios y la actitud de los cuidadores. También ha reconocido que la investigación es ahora más "duradera" en el tiempo y más personalizada, lo que permite que los profesionales conozcan "lo que ayuda y lo que obstaculiza" la recuperación del paciente.

En este sentido, ha destacado la importancia de dar voz a las personas que han sufrido esta enfermedad para que puedan ser escuchadas y servir como ejemplo. De esta manera, ha abogado por dar a conocer el éxito de las diferentes asociaciones de usuarios que existen en el mundo.

Finalmente, el experto ha denunciado, basándose en datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que todavía existen bastantes personas en el mundo, especialmente en países en vías de desarrollo, que no tienen acceso a parte del tratamiento básico para superar este tipo de enfermedades.

ENFRENTARSE A LOS MIEDOS

Por su parte, Rufus May, psicólogo clínico de la Universidad de Bradford, en Reino Unido, ha reconocido que "los miedos están detrás de todas las enfermedades mentales" pero que, no obstante, es necesario enfrentarse a ellos. "Cuanto mejor conozcas a tu enemigo, mejor equipado estás para hacerle frente e incluso a convertirlo en un amigo", ha explicado.

May ha recomendado que el paciente se pregunte qué le ha sucedido durante su vida para determinar el por qué de su enfermedad. "La gente no se vuelve loca sin motivo, las experiencias vitales llevan a las personas a retraerse en su propio mundo", ha apostillado.

En relación a la medicación, ha abogado por utilizarla dentro de un enfoque global de recuperación. "No es que esté en contra de la medicación, pero creo que nos excedemos, necesitamos un planteamiento mas sofisticado", ha señalado. Así, ha recomendado, por ejemplo, que para reducir la ansiedad se realice ejercicio físico y, de esta forma, "liberar esa energía".

INTEGRACIÓN SOCIOLABORAL

Por su parte, el presidente de la Fundación Manantial, Francisco Sardina, ha definido la integración sociolaboral como uno de los síntomas de la recuperación y normalización de la enfermedad. "El rol de trabajador supera al rol de persona con enfermedad mental y les ayuda a ocupar un lugar en la sociedad", ha precisado.

Por último, la directora general de Servicios Sociales de la Consejería de Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid, Carmen Pérez Planchuela, ha manifestado su gratitud a la Fundación Manantial y ha destacado su "apuesta" por el empleo, ya que ha sido capaz de incorporar 60 plazas nuevas de atención social en 2011.