Actualizado 07/10/2014 7:22:45 +00:00 CET

Alcalde de Barakaldo pide a Darpón que Cruces no se quede "sin atención psicosocial"

BILBAO, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Barakaldo, el socialista Alfonso García, se ha reunido este miércoles en Bilbao con el consejero vasco de Salud, Jon Darpón, para solicitarle la continuidad del servicio de atención psicosocial en el Cruces que evite que cerca de 30.000 se queden "sin atención psicosocial". Una propuesta que, según ha lamentado, ha rechazado el consejero.

Según ha informado el Ayuntamiento vizcaíno, la petición del alcalde responde a "una preocupación vecinal" y está encaminada a "garantizar que se continúe prestando un servicio sanitario público y gratuito cerca de su lugar de residencia a las alrededor de 30.000 personas censadas en el área comprendida entre los barrios de Cruces, Lutxana, Llano, Retuerto y Burtzeña".

En este sentido, le ha planteado que evite el cierre del Módulo de Atención Psicosocial de Cruces mediante la recuperación de la subvención que Osakidetza concedía a la entidad que gestiona el centro.

El Gobierno local ha lamentado que "el consejero ha rechazado la propuesta", pese a que "está avalada por dos mociones aprobadas por unanimidad en dos Plenos y que era un compromiso que había adquirido el PNV antes de llegar al Gobierno vasco".

El alcalde ha asegurado que el Ejecutivo municipal, dirigido por el PSE, "viene defendiendo la continuidad del servicio de atención psicosocial en Cruces desde su creación y así continuará haciéndolo de ahora en adelante". Al finalizar la reunión, el Alcalde se ha puesto en contacto con los actuales responsables del Módulo para comunicarles lo sucedido.

DESDE 1979

Según ha explicado el Ayuntamiento, el Módulo Psicosocial de Cruces está situado en unas instalaciones municipales de la calle Inmaculada y su creación data de octubre de 1979 "gracias al impulso de la Asociación de Familias de Cruces, que contó con el apoyo del Ayuntamiento".

Su objetivo inicial era "dar solución a los problemas existentes en el barrio por el consumo de alcohol y las consecuencias que esto creaba en las familias y su entorno social". Debido a la demanda de atención especializada por parte de los vecinos, "la asociación amplió sus áreas de intervención y muy pronto comenzó a prestar atención también a otro tipo de problemas sociales como de salud mental".