Publicado 31/05/2022 07:49

Advierten de "daños colaterales" en los servicios cardíacos mundiales por la pandemia

Archivo - Corazón.
Archivo - Corazón. - STURTI/ ISTOCK - Archivo

MADRID, 31 May. (EUROPA PRESS) -

Un amplio estudio internacional ha revelado los "daños colaterales globales" causados por la interrupción de los servicios cardíacos a causa de la pandemia de COVID-19. En él, los investigadores advierten de que los problemas de salud cardíaca "seguirán acumulándose a menos que se apliquen rápidamente estrategias de mitigación".

El estudio, publicado en la revista 'European Heart Journal' y en el que ha participado un equipo internacional de médicos y científicos especializados en datos dirigido por la Universidad de Leeds (Reino Unido), ofrece la primera evaluación mundial de la forma en que los servicios cardiovasculares hicieron frente a la pandemia.

En los dos años transcurridos desde diciembre de 2019, cuando los sistemas de salud de todo el mundo estaban sometidos a una presión extrema y la gente temía contagiarse de COVID-19, las personas que experimentaban un evento cardíaco agudo, como un ataque cardíaco o una insuficiencia cardíaca, se mantenían alejadas o no podían ingresar en un hospital.

El estudio describe un "sustancial descenso global" de los ingresos hospitalarios de personas que padecen enfermedades cardiovasculares. Como consecuencia, aumentó el número de personas que morían en casa o en la comunidad por afecciones cardíacas.

En los casos en los que la gente recibió ayuda médica hubo, de media, más de una hora de retraso para llegar al hospital o tener contacto con los médicos, pese a que las posibilidades de sobrevivir a un infarto grave dependen de un tratamiento oportuno y adecuado.

Aunque los problemas identificados por los investigadores se observaron en todo el mundo, se agravaron en los países de ingresos bajos y medios, ya que los hospitales y clínicas de esos lugares tienen dificultades para aplicar el tratamiento de referencia, que en algunos casos consiste en utilizar fármacos en lugar de procedimientos de intervención, como la colocación de un stent en una arteria obstruida.

El resultado ha sido un aumento de la tasa de mortalidad entre los pacientes cardiovasculares en los hospitales de los países de ingresos bajos y medios, así como un mayor número de personas que mueren en casa por enfermedades cardiovasculares.

En la revisión, el equipo de investigación analizó los datos de 189 trabajos de investigación distintos que estudiaban el impacto de la COVID-19 en los servicios cardiovasculares de 48 países de seis continentes y que abarcaban un periodo de dos años desde diciembre de 2019.

Según los resultados del estudio, en todo el mundo, los hospitales registraron un descenso del 22% en el número de personas que sufrieron un infarto de miocardio en fase terminal. El número de personas que acuden al hospital con una forma menos grave de infarto, en la que una arteria está parcialmente obstruida ha disminuido en un 34%. Explican que el descenso de pacientes no se debe a un menor número de infartos, sino a un menor número de personas que acuden al hospital para recibir tratamiento en todo el mundo, pero es mayor en los países de ingresos bajos y medios.

Por término medio, los pacientes tardaban 69 minutos más en recibir asistencia médica por un infarto grave desde el inicio de los síntomas. El tratamiento de referencia para muchos pacientes con infarto es la inserción de un stent en la arteria obstruida, pero en muchos países de ingresos bajos y medios se produjo un fuerte descenso en la realización de estos procedimientos: sólo en el 73% de los casos en los que el paciente sufría un infarto grave y en el 69% de los casos en los que el paciente sufría un infarto menos grave. En lugar de ello, se ha pasado a tratar a los pacientes con fármacos anticoagulantes.

También se produjo un descenso del 34% en las operaciones de corazón en todo el mundo y, en comparación con el periodo sin COVID-19, se colocaron algo más de la mitad (51%) de los dispositivos electrónicos implantables, como los marcapasos, utilizados para controlar los ritmos cardíacos anormales.

A nivel mundial, entre los pacientes hospitalizados tras haber sufrido un infarto grave o una insuficiencia cardíaca, el número de personas que murieron por cualquier causa aumentó un 17%. Esto se debió a un aumento de las tasas de mortalidad entre los pacientes cardiovasculares en los países de ingresos bajos y medios.

El doctor Ramesh Nadarajah, investigador clínico de la Fundación Británica del Corazón en la Universidad de Leeds y autor principal del documento, resalta que "el análisis muestra que durante la pandemia de personas en todo el mundo, las personas no recibieron la atención cardíaca que deberían haber recibido y esto tendrá consecuencias. Los sistemas sanitarios deben reforzar los sistemas para ayudar a apoyar y tratar a las personas cuyas condiciones cardíacas empeorarán inevitablemente a causa de la pandemia", subraya.

Las revisiones sistémicas anteriores sobre el impacto de la COVID-19 en los servicios cardiovasculares han presentado una "visión incompleta", dicen los investigadores. Para abordar esta cuestión, investigaron de forma exhaustiva una serie de servicios cardíacos y combinaron los datos de múltiples estudios para dar un valor al número de casos que los hospitales y las clínicas estaban viendo en comparación con el número de casos esperado si no hubiera una pandemia.

La doctora Samira Asma, Subdirectora General de Datos, Análisis y Prestación de Servicios para el Impacto de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y una de las autoras del trabajo, resalta que "el análisis revela que la carga de la COVID-19 ha recaído de forma desproporcionada en los países de ingresos bajos y medios, y sospechamos que aumentará la brecha de desigualdad en los resultados sanitarios de la atención cardiaca entre los países de ingresos altos y los de ingresos bajos y medios, donde vive el 80% de la población mundial --continúa--. Esto subraya la necesidad de una cobertura sanitaria universal y el acceso a una atención de calidad, más aún durante la pandemia".

A principios de este mes, la OMS publicó estimaciones del exceso de muertes asociadas a la pandemia de COVID-19, que incluirían a las personas que no pudieron acceder a la prevención y el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares debido a la saturación de los sistemas sanitarios. Durante 2020 y 2021, la OMS calculó que habría 14,9 millones de muertes en exceso en todo el mundo.

En la investigación, los autores advierten de que la interrupción de los servicios cardiovasculares dejará un legado que requerirá una acción rápida por parte de los administradores de la salud.

"Los daños cardiovasculares colaterales derivados de los diagnósticos fallidos y los retrasos en los tratamientos seguirán acumulándose a menos que se apliquen rápidamente estrategias de mitigación --alertan--. El aplazamiento de los procedimientos intervencionistas, especialmente en el caso de las cardiopatías estructurales, deja a muchos pacientes en situación de alto riesgo de sufrir resultados adversos".

El profesor Chris Gale, cardiólogo consultor y autor principal, afirma que "las repercusiones de la pandemia de COVID-19 en la atención y los resultados cardiovasculares nos acompañarán durante mucho tiempo.
No cabe duda de que seguirán produciéndose muertes y enfermedades que de otro modo no se habrían producido --asegura--. Es necesario actuar con urgencia para hacer frente a la carga de enfermedades cardiovasculares que ha dejado la pandemia".

Por su parte, el profesor Deepak L Bhatt, director ejecutivo de los Programas Cardiovasculares Intervencionistas del Brigham and Women's Hospital, profesor de medicina de la Facultad de Medicina de Harvard y autor principal del trabajo, destaca que "este análisis saca a la luz el impacto sustancial que la pandemia de COVID-19 ha tenido y seguirá teniendo en el daño de la salud cardiovascular a nivel mundial".