ACAI denuncia ante Carcedo los "insultos y coacciones" que reciben las mujeres cuando acuden a un centro para abortar

Concentración en contra del aborto y la eutanasia
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 07/03/2019 13:30:41CET

MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción Voluntaria del Embarazo (ACAI), acompañada de representantes de organizaciones sociales, asociaciones feministas y sindicatos, ha mantenido una reunión este jueves con la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, en la que han denunciado los "insultos y coacciones" que reciben las mujeres cuando acuden a un centro de interrupción voluntaria del embarazo (IVE).

"Desde hace año se viene sufriendo un acoso por grupos de 19 personas que acuden a las puertas de estas clínicas con pancartas que simulan un cementerio, pidiendo a las mujeres que no lo hagan o, incluso, insultándolas y coaccionándolas. Situaciones que, además, se acentúan en los tiempos de cuaresma", ha comentado a Europa Press el asesor jurídico de ACAI, José Antonio Bosch.

Una situación por la que pasan cada año, según sus cálculos, unas 1.000 mujeres y que, por tanto, viola su derecho a la intimidad y al honor. Por ello, y reconociendo el derecho que también tienen de manifestarse las personas contrarias a la interrupción voluntaria del aborto, las organizaciones han solicitado al Ministerio la creación de una zona de seguridad mínima a las puertas de las clínicas.

"El 90 por ciento de las mujeres que abortan son derivadas por la sanidad pública, por lo que son sus usuarias y no están recibiendo la asistencia sanitaria que se merecen y que deberían recibir", ha detallado Bosch, para destacar el interés y sensibilidad mostrada por Carcedo ante esta situación.

En este punto, el asesor jurídico de ACAI ha recordado que otros países ya han implantado diferentes medidas para evitar que las mujeres que acuden a una clínica para someterse a una interrupción voluntaria del embarazo sean increpadas por colectivos contrarios a esta práctica.

Por ejemplo, Alemania y Austria tienen establecida la distancia mínima de seguridad y Francia, incluso, ha incluido como un delito nuevo en el Código Penal las coacciones y las informaciones falsas que transmiten las personas que están en contra del aborto a las mujeres que lo van a practicar.