Publicado 16/02/2021 16:24CET

Abren la puerta a predecir a qué órganos es más probable que se propague el cáncer, incluso antes de aparecer el tumor

Metástasis de pulmón
Metástasis de pulmón - CSIC - Archivo

MADRID, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad en Copenhague (Dinamarca) han publicado un estudio en la revista 'Nature Materials' en el que se abre la puerta a predecir a qué órganos es más probable que se propague el cáncer, incluso antes de que aparezca el tumor.

En concreto, los investigadores analizaron células, modelos de ratones y muestras de pacientes humanos utilizando métodos bioquímicos, matemáticos y biofísicos. Identificaron una proteína presente en la estructura de la membrana en forma de malla (la membrana basal) asociada con el tumor y la suavidad de los vasos, y una buena supervivencia de los pacientes con cáncer.

Probaron si eliminar esta proteína de la membrana basal aumentaría la propagación del cáncer, lo cual sucedió, y si el suministro de esta proteína reduciría la propagación del cáncer, lo cual sucedió. Procedieron a demostrar que los niveles de esta proteína (netrina-4) ya presentes en la membrana basal de los órganos pueden determinar la propagación del tumor incluso antes de que se desarrolle.

"Estos son hallazgos extremadamente emocionantes que abren la posibilidad de predecir a qué órganos es más probable que se propague el cáncer de una persona antes incluso de tenerla. Por lo tanto, esta información tiene el potencial de guiar y mejorar el tratamiento y la atención del paciente con cáncer", han recalcado los investigadores.

En su estudio, pudieron mostrar por primera vez el impacto de la composición de la membrana basal en sus propiedades mecánicas, lo que afecta a la transmigración de las células cancerosas sobre este borde proteico dentro del espacio intercelular.

Identificaron la proteína netrina-4 secretada para abrir nodos dentro de la red de la membrana basal, que simultáneamente ablanda la membrana basal y aumenta el tamaño de su malla (poro). Este hallazgo inesperado pone de relieve que el movimiento de las células cancerosas está controlado predominantemente por la rigidez de la membrana basal y el tamaño de los poros juega una parte inferior.

Por lo tanto, cuanto más netrina-4 dentro de la membrana basal del tumor primario o dentro de los vasos sanguíneos dentro de los órganos propensos a la metástasis, menos metástasis afecta la supervivencia del paciente.

Para leer más