Publicado 01/03/2022 15:03

El abordaje multidisciplinar es clave en el tratamiento de los más de cien tipos de sarcomas que existen, según experto

Archivo - Palabra cáncer. Lupa. Recurso.
Archivo - Palabra cáncer. Lupa. Recurso. - PDPICS/ PIXABAY - Archivo

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

El jefe de Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología Oncológica de MD Anderson Cancer Center Madrid el doctor Eduardo José Ortiz Cruz, ha afirmado que "todas las especialidades médicas están involucradas en el tratamiento de los sarcomas", y cada una de ellas aporta una visión diferente pero complementaria, lo cual permite mejorar el pronóstico de los pacientes.

"El sarcoma es una enfermedad rara (menos de 6 nuevos casos al año por cada cien mil habitantes) y por eso mismo, debe ser tratada por grupos expertos entrenados en esta neoplasia. En la fase diagnóstica, la biopsia debe ser realizada por radiólogos expertos y el diagnóstico anatomo-patológico por patólogos con experiencia. El tratamiento no lo debe hacer cualquier traumatólogo ni cualquier oncólogo médico", afirma.

Entre las especialidades más comunes destaca Traumatología, Oncología Médica, Oncología Radioterápica, Anatomía Patológica y Molecular, Radiodiagnóstico, Rehabilitación, Cirugía Plástica. En ocasiones y según el tipo de sarcoma también podrían estar implicadas Medicina Nuclear, Otorrinolaringología, Neurocirugía, Cirugía General o Ginecología. Es fundamental recalcar que "todas las decisiones diagnósticas y terapéuticas que hacemos son tomadas en comités multidisciplinarios de sarcomas", recalca Ortiz.

Más de la mitad de los sarcomas de tejidos blandos, alrededor del 60%, aparece en los brazos y las piernas, y otros focos habituales de sarcoma son el tronco (20% de los casos), el abdomen (15%) y la región de la cabeza y el cuello. Si bien este tipo de tumores blandos es más frecuente en adultos, por el contrario, una peculiaridad de los sarcomas óseos es que es de los cánceres más frecuentes en niños y en adolescentes, siendo considerado un tumor raro en los adultos.

Los síntomas más comunes en sarcomas de partes blandas suelen ser masas o bultos que van en crecimiento y que no se detienen sin haber tenido ningún traumatismo, o un dolor que es inconstante pero no relacionado con el esfuerzo. Por su parte, los síntomas más comunes en sarcomas óseos van desde dolor de huesos, inflamación y dolor a la palpación cerca del área afectada, debilidad en los huesos, que provocan fracturas o fatiga. Por ello, es fundamental que, tanto el médico como el paciente, ante cualquier signo de alerta puedan consultar y revisar esta sintomatología.

Por otro lado, el doctor Ricardo Cubedo, responsable de la Unidad Multidisciplinar de Sarcomas de MD Anderson Madrid ha destacado la importancia de la comunicación con el paciente y el papel clave del equipo de Enfermería. "Los enfermeros también deben especializarse en este tipo de tumores y así saben priorizar lo urgente, puesto que el tiempo es un factor muchas veces determinante", afirma.

Una vez se recibe la llamada, ya sea de pacientes en tratamiento, seguimiento o segundas opiniones, otro factor relevante es la agilidad de respuesta. "Es importante ver a los pacientes con cierta rapidez, sobre todo a los pacientes de segunda opinión", aclara Ricardo Cubedo, y reincide en la importancia del comité multidisciplinario: "Siempre debe haber un profesional del equipo para poder hacer esa primera toma de contacto con el paciente y conocer su patología".