Actualizado 07/10/2014 4:16:09 +00:00 CET

El 90% de las decisiones y reacciones que se tienen al volante dependen de una buena visión

Conducción pilotada de Audi, conductor
AUDI

MADRID, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

El 90 por ciento de las decisiones y reacciones que se tienen al volante dependen de una buena visión, según ha informado el Instituto Varilux con motivo del comienzo de la operación salida por las vacaciones de Navidad.

De hecho, el Instituto ha aconsejado a los conductores que, igual que ponen a punto sus vehículos para viajar por carretera, acudan al oftalmólogo para revisar su agudeza visual, especialmente si utilizan correctores visuales o si superan los 45 años.

"El 59 por ciento de los accidentes de tráfico pueden estar relacionados con una mala visión pues, además de los factores de riesgo que más influyen en la calidad de visión de los conductores, como la edad o las enfermedades oculares, existen otros factores externos que inciden de forma directa en la visión del conductor, como la conducción nocturna, los fenómenos atmosféricos adversos y el deslumbramiento, que incrementan el riesgo de accidentes de tráfico", ha comentado la portavoz del Instituto, Laura de Íñigo.

En concreto, según ha informado, las horas del ocaso son las que registran un mayor número de accidentes de tráfico, debido al efecto de los deslumbramientos producidos de forma directa por el sol, tras las salidas de túneles, en los cambios de rasante o por su reflejo en los cristales de edificios y en otros vehículos.

Por ello, y con el fin de atenuar y evitar los efectos de estos deslumbramientos, que se traducen en una serie de riesgos en carretera, el Instituto Varilux ha aconsejado utilizar gafas de sol polarizadas, ya que no sólo eliminan los "incómodos" brillos y reflejos, sino que proporcionan mayor seguridad al volante dado que, para un conductor que circula a 80 kilómetros por hora, mejora en 7 metros la distancia de frenado.

Del mismo modo, De Íñigo ha recordado la importancia de seguir el asesoramiento profesional a la hora de adquirir unas gafas de sol, y de hacerlo siempre en establecimientos sanitarios ópticos donde además de ofrecernos una solución personalizada, nos garantiza que las gafas cumplen la normativa y nos permiten actualizar su graduación.