Publicado 18/06/2021 13:48CET

El 80% de los pacientes con ELA presentan disfagia en fases avanzadas de la enfermedad

Archivo - Ventilación mecánica, ELA, silla de ruedas
Archivo - Ventilación mecánica, ELA, silla de ruedas - PHILIPS - Archivo

MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

Con motivo del Día Mundial de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), que se conmemora este lunes, desde Nutricia, del Grupo Danone, destacan que hasta el 80 por ciento de los pacientes afectados de ELA en fases avanzadas presentan trastornos de la deglución, lo que se conoce como disfagia.

Según distintos estudios clínicos, un tercio de los pacientes con ELA muestran una forma de inicio bulbar, es decir, sus síntomas comienzan con problemas para hablar o tragar. En este sentido, los facultativos señalan que una evaluación temprana de la función deglutoria es crucial para generar intervenciones precoces y enlentecer el deterioro clínico.

"La aparición de síntomas clínicos de disfagia, pérdida de peso e insuficiencia respiratoria deben ser controlados desde el diagnóstico de la enfermedad para establecer un tratamiento nutricional y así poder influir positivamente en la supervivencia del paciente", explica la doctora del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitari de Bellvitge, M. Nuria Virgili Casas.

RELEVANCIA DEL ABORDAJE TEMPRANO DE LA DESNUTRICIÓN EN ELA

Los expertos señalan que los problemas en la deglución son a menudo infravalorados por los pacientes con ELA debido a la adaptación progresiva a los síntomas de afectación bulbar y la negación de una posible progresión de la enfermedad. El paciente no siempre reconoce el trastorno, conduciendo a serias consecuencias, como pueden ser la desnutrición y la reducción de la supervivencia.

De hecho, desde Nutricia recuerdan que un estudio con casi 300 pacientes demostró que la pérdida de peso involuntaria, tanto en el momento del diagnóstico como durante la evolución de la enfermedad, es un factor de mal pronóstico y de peor supervivencia. Además, se ha observado que los pacientes de ELA con inicio bulbar son los más susceptibles del deterioro de su estado nutricional.

La disfagia necesita ser identificada y tratada de manera precoz, así como ser evaluada regularmente para evitar complicaciones, particularmente en pacientes que no han percibido esta alteración. Esto garantiza una terapia adecuada a través del soporte de alimentación oral (mediante modificaciones en la textura de su dieta y maniobras compensatorias para facilitar la deglución) para prevenir la desnutrición y el paso de comida a la vía respiratoria.

En este contexto, las estrategias para prevenir la desnutrición tienen un impacto positivo tanto en la calidad de vida como en la supervivencia. En aquellos pacientes con disfagia silente, la detección precoz es crítica para evitar complicaciones como neumonía por aspiración.

"La evaluación nutricional en los pacientes afectados de ELA debe ser contemplada desde la visita inicial, así como en cada visita de seguimiento para detectar precozmente una posible pérdida de peso involuntaria. De esta manera, se pueden instaurar medidas de suplementación nutricional, adaptación de las texturas o la colocación precoz de una gastrostomía para compensar el gasto calórico aumentado por el estado de hipermetabolismo y/o las dificultades en la deglución que pueden presentar estos pacientes", concluye la doctora Virgili Casas.