Publicado 29/04/2021 11:02CET

El 75% de los españoles ve el pasaporte sanitario como una forma segura de viajar y acceder a eventos masivos

Archivo - Imagen del primer participante en los ensayos clínicos de la vacuna contra el COVID-19 BNT162, que están desarrollando Pfizer y BioNTech
Archivo - Imagen del primer participante en los ensayos clínicos de la vacuna contra el COVID-19 BNT162, que están desarrollando Pfizer y BioNTech - BIONTECH - Archivo

MADRID, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

El 75 por ciento de los españoles piensa que el pasaporte sanitario sería una forma segura de viajar y acceder a eventos masivos, superando la media mundial, según el estudio de Ipsos para el Foro Económico Mundial llamado 'Percepción global sobre el pasaporte de vacunación y acceso a los datos sanitarios personales', realizado a partir de dos encuestas, una realizada en 28 países y otra en 12.

Así, ante la pregunta de si estaría de acuerdo en pedir el pasaporte de vacunación a los viajeros que quieran entrar en su país, de media global, el 78 por ciento de los ciudadanos se muestra a favor de esta medida, y el 73 por ciento está de acuerdo en que ayudaría a viajar y a acudir a eventos masivos de manera más segura.

De esta forma, España es el tercer país de Europa más a favor de exigir un pasaporte sanitario para entrar en el país (77%), solo por detrás de Reino Unido (84%) e Italia (79%).

Además, dos de cada tres encuestados a nivel mundial afirman que también debería exigirse esta documentación para acceder a recintos públicos, como estadios o recintos donde se celebraran grandes eventos. Algo que también opina el 67 por ciento de los españoles, situándose de nuevo en la tercera posición dentro de Europa, superados de nuevo solo por ingleses e italianos, ambos con un 72 por ciento de población que se sentiría cómodo con esta medida.

Sin embargo, esta tendencia cambia cuando se pregunta por el uso de este tipo de certificados para acceder a tiendas, restaurantes y oficinas, pues solo la mitad (55%), de media global, está de acuerdo con este requisito. Un porcentaje que se repite entre la población española, lo que sitúa a España como el segundo país europeo que más apoyaría esta medida, compartiendo porcentaje con Reino Unido y colocando a Italia en primera posición (60%).

En líneas generales, de media global, el 66 por ciento de los ciudadanos encuestados esperan que a finales de año el pasaporte de vacunación se use en su país, algo que apoyan el 70 por ciento de los españoles, lo que demuestra el fuerte apoyo de este certificado en España, siendo el segundo país europeo más a favor, solo por detrás de los italianos (72%).

PRIVACIDAD

Por otro lado, a la hora de valorar un posicionamiento a favor o en contra del pasaporte sanitario, la privacidad es uno de los aspectos más relevantes, tal y como se refleja en el estudio. Así, el 84 por ciento de los encuestados, de media a nivel global, afirma que se siente cómodo compartiendo este tipo de información con sus médicos, mientras que solo un 56 por ciento lo estaría si a esos datos accediera su empresa; un dato que desciende todavía más, hasta el 50 por ciento, cuando se habla de instituciones públicas.

Con todo, quienes más desconfianza levantan en ese sentido son las empresas privadas, como hoteles, aerolíneas y compañías tecnológicas, entre otras, con las que solo el 40 por ciento se sentiría cómodo ofreciendo este tipo de información.

En España se mantiene este orden de confianza, aunque con menos apoyo en todos los casos. Así, los españoles son los europeos que menos cómodos se sentirían dando acceso a sus datos a su médico (82%), solo por detrás de Polonia (71%). Mientras que proporcionar acceso a otras entidades como su propia empresa (53%), instituciones públicas (44%) o empresas privadas (35%), son de los europeos que más conforme se muestran, sólo superados por ingleses e italianos.

¿PRIVILEGIOS PARA LOS VACUNADOS?

La posibilidad de que los vacunados puedan llevar a cabo más actividades que los que todavía no lo están es un tema a debate también entre la población mundial. En este sentido, un 54 por ciento, de media a nivel global, apoya que solo aquellos que han sido inmunizados deberían poder acceder a actividades que impliquen grandes grupos de personas, como coger el transporte público, volar y/o asistir a eventos culturales y deportivos.

Por otro lado, el 46 por ciento restante cree que esto sería injusto para la gente que aún no ha sido vacunada. Precisamente, los españoles se posicionan entre los países que más injusta ven esa medida (55%) junto con Francia (57%), Japón y Alemania, ambas con un 53 por ciento.

De hecho, España es el primer país donde más ciudadanos (54%) creen que en caso de requerirse este pasaporte de vacunación, solo debería estar vigente durante pocos meses, hasta que los datos de contagios hayan bajado, y los que menos apoyarían que fuera una medida indefinida (5%).

SOBRE EL ESTUDIO

Concretamente, el estudio ha sido realizado a través de una encuesta llevada a cabo en 28 países a un total de 21.021 adultos entre el 26 de marzo y el 9 de abril de 2021; y otra hecha en 12 países basada en 15.529 entrevistas realizadas del 8 al 11 de abril de 2021.

La muestra de la encuesta de 28 países consta de aproximadamente 1.000 personas en cada uno de los siguientes países: Alemania, Arabia Saudí, Australia, Bélgica, Brasil, Canadá, China, España, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña e Italia; y 500 personas en Argentina, Chile, Colombia, Corea del Sur, Hungría, India, Malasia, México, Países Bajos, Perú, Polonia, Rusia, Sudáfrica, Suecia y Turquía.

Por otro lado, la muestra de la encuesta de 12 países consta de aproximadamente 2.000 individuos en Estados Unidos; 1.500 en Gran Bretaña, Francia, Alemania, Italia y España; y 1.000 en Australia, Brasil, Canadá, China (continental), Japón y México.