El 70% de los errores sanitarios en urgencias se podrían evitar, según un especialista

Actualizado 22/11/2012 15:11:27 CET
EUROPA PRESS

Profesionales reclaman que se reconozca la especialidad de medicina de urgencias para ofrecer una "óptima" calidad al ciudadano

PAMPLONA, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

El 70 por ciento de los errores sanitarios que se producen en el servicio de urgencias se podrían evitar, ya que la mayoría de los problemas se originan por una mala comunicación entre profesionales y pacientes, por la transmisión de infecciones a la hora de prestar la atención o por una elección equivocada en la medicación.

Así se ha puesto de manifiesto en las XVIII Jornadas Navarras de Medicina de Urgencias y Emergencias que acoge desde este miércoles el Colegio de Médicos de Navarra, en Pamplona, con la asistencia de unos 80 profesionales.

En las jornadas, según ha explicado este jueves en rueda de prensa el presidente de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES) en Navarra, Wifredo Soler, se han abordado, entre otros temas, la seguridad del paciente en los servicios de urgencias y las nuevas técnicas de Resucitación Cardiopulmonar (RCP) prolongada para mejorar la supervivencia.

Asimismo, ha detallado, en las jornadas se ha vuelto a reivindicar la especialidad de medicina de urgencias y emergencias, un tema que "ha sido polémico y sigue estando candente". "Seguimos solicitando que se reconozca esta especialidad porque es fundamental para el desarrollo de la medicina de urgencias y los programas formativos de los profesionales que trabajan", ha subrayado.

Según ha dicho, lo que pretenden los profesionales es que "la calidad de la asistencia urgente ofrecida al ciudadano sea la óptima", y ha subrayado que "esto no puede ser así si no hay una formación reglada de las personas que trabajamos en urgencias". "Llevamos 20 años reclamándolo y seguiremos hasta que logremos el objetivo", ha asegurado.

Junto a Soler, ha comparecido el jefe del Servicio de Urgencias y Emergencias del hospital municipal de Badalona y responsable del programa SEMES de Seguridad Clínica, Santiago Tomás Vecina, ha remarcado que los servicios de urgencias son "probablemente", junto con los quirófanos y las unidades de cuidados intensivos, "las áreas donde existen mayores riesgos de errores e incidentes derivados de la asistencia sanitaria".

Ello es debido, ha detallado, "a la complejidad de la práctica médica que se realiza en urgencias" y "a las especiales condiciones laborales y organizativas en estos servicios". Según ha indicado, alrededor del 12 por ciento de la población que va a un servicio de urgencias está en riesgo de sufrir algún tipo de accidente.

Sin embargo, ha recalcado que existen diferentes estudios que demuestran que "si somos activos y realizamos acciones dirigidas a tratar este problema se pueden evitar los errores y las lesiones que se puedan provocar en los pacientes derivados de la atención sanitaria".

En concreto, según ha dicho, existen suficientes estudios que demuestran que hasta un 70 por ciento de los incidentes que ocurren en el servicio de urgencias se podrían evitar, con "la formación, que es indispensable y básica para reducir estos riesgos y es uno de los puntos que más debemos desarrollar".

Por su parte, el médico de SUMMA 112 de Madrid, Alfredo Serrano, ha definido a Navarra como "una comunidad joven con ganas de trabajar y de solventar los problemas en los servicios de urgencias en las primeras horas, especialmente". Ha resaltado, además, que Navarra "dispone de todos los recursos, con un servicio de emergencia absolutamente puntero".

RECORTES EN SANIDAD

Por otro lado, el presidente de SEMES en Navarra, Wifredo Soler, se ha referido al proyecto de decreto foral del Gobierno que reforma la atención continuada y urgente en Navarra y se ha mostrado "preocupado" porque esta nueva normativa pueda generar que "se resienta la calidad" de las urgencias rurales.

En cualquier caso, ha defendido que Navarra "cuenta con un alto nivel de prestación sanitaria a nivel de urgencias", si bien ha remarcado que "lo complicado en este momento es mantenerlo" y que "es fácil que se rebaje la calidad asistencial si se reducen los recursos".