El 62% de las personas con enfermedad y dolor crónico nunca han sido derivadas a una Unidad del Dolor

Dolor
INTERMOUNTAIN MEDICAL CENTER - Archivo
Publicado 16/10/2018 13:49:58CET

MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

El 62 por ciento de las personas que conviven con dolor crónico nunca han sido derivadas a una Unidad del Dolor y únicamente el 14 por ciento es tratado por un médico especialista en dolor; además, entre quienes han sido derivados a estas unidades, uno de cada tres enfermos crónicos tardó más de cinco años en lograr esta derivación, según el estudio 'Conociendo y educando en el dolor en la enfermedad crónica'.

La Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP) y la Sociedad Española del Dolor (SED) han adelantado algunos de los resultados de este informe realizado a partir de las respuestas de 1.088 personas que conviven con dolor crónico con motivo del Día Mundial contra el Dolor, que
se conmemora el miércoles 17 de octubre; entre ellos, que el 88 por ciento de las personas que padecen una enfermedad crónica que cursa con dolor son mujeres y que el 84 por ciento de los encuestados con enfermedad y dolor crónico tienen problemas de movilidad que les impide realizar actividades cotidianas, pese a que solo el 42 por ciento tiene reconocido algún grado de discapacidad.

Por ello, la presidenta de la POP, Carina Escobar, ha destacado la importancia de trabajar en la sostenibilidad nuestro sistema sanitario, pero recordando que "la atención al sufrimiento del paciente es lo único que da sentido a este sistema y que cuando el sufrimiento que se padece es en forma de dolor y más aún en su curso crónico el sentido de nuestro sistema sanitario se ve cuestionado en su esencia".

En la misma línea, la portavoz de la SED, Concha Pérez, ha recalcado que es "fundamental impulsar medidas sanitarias que permitan mejorar el abordaje del tratamiento del dolor crónico en nuestro país, poniendo al paciente en el centro del sistema. Para ello sería fundamental implementar medidas que conlleven la mejora en la educación de todos los profesionales sanitarios, siendo imprescindible la creación de una asignatura obligatoria para el abordaje del dolor durante el pregrado y el
postgrado" a la vez que ha señalado las "graves carencias" del abordaje del dolor crónico en España.