Actualizado 27/10/2017 17:10 CET

200.000 años de vida ganados gracias al plan de la hepatitis C

Afectados por la hepatitis C presentan una querrella ante el Supremo
EUROPA PRESS

MADRID, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Plan nacional de la hepatitis C que se puso en marcha en España hace dos años para mejorar el acceso a los nuevos tratamientos orales de última generación, capaces de curar el virus en más del 90 por ciento de los casos, ha permitido ganar más de 200.000 años de vida ajustados a calidad extra en comparación con los fármacos convencionales, con un retorno para la sociedad de entre 4.600 y 7.000 millones de euros.

Así se desprende de los resultados de dos nuevos estudios del Complejo Hospitalario Universitario de Pontevedra presentados por el director del Departamento de Estudios de Farmaindustria, Pedro Luis Sánchez, durante su participación en el XXXV Congreso Nacional de Estudiantes de Medicina (CEEM) que se celebra en Alicante.

Según este experto, este es un ejemplo de que los medicamentos innovadores no sólo suponen mejoras en la esperanza y calidad de vida de los pacientes, sino que su introducción genera también importantes ahorros a medio plazo en los sistemas sanitarios, así como mejoras en la productividad y el crecimiento económico de los países.

Algo que también se ha evidenciado en otro estudio empírico sobre patología cardiovascular, que muestra que por cada 24 dólares de coste extra que suponían los medicamentos innovadores, los sistemas sanitarios se ahorraron 89 dólares en concepto de costes hospitalarios, lo que se tradujo en un ahorro neto de 65 dólares para los sistemas sanitarios.

Por otro lado, Sánchez explicó en qué consiste el proceso de I+D de los nuevos medicamentos, que se caracteriza por su complejidad, su larga duración (entre 12 y 14 años), su alto coste (unos 2.500 millones de dólares), su exigente regulación técnica y económica y su elevado perfil de riesgo, ya que se estima que sólo una de cada 10.000 moléculas que empiezan a investigarse acaba convirtiéndose en un medicamento comercializado.

En cuanto al riesgo de las inversiones que afronta el sector, ha destacado los resultados de un estudio empírico que estima que sólo tres de cada 10 medicamentos que finalmente llegan al mercado logran ingresos netos que superan los costes medios de I+D, hasta el punto de que el 10 por ciento de los medicamentos son responsables de la mitad de todos los ingresos netos de la industria farmacéutica.

En este contexto, según Sánchez, resulta esencial que las autoridades sigan protegiendo la innovación mediante los derechos de propiedad industrial, única forma de que el sector pueda seguir investigando en un escenario marcado por costes de I+D muy elevados y plazos muy prolongados.

Con respecto a la sostenibilidad del sistema sanitario, si bien cabe esperar un aumento del gasto farmacéutico, fundamentalmente por el mayor número de pacientes (cronicidad, envejecimiento de la población) y los avances científicos en forma de nuevos medicamentos, este incremento no tiene por qué ser alto, ya que muchos de los fármacos en desarrollo no llegarán al mercado, y otros muchos se dirigen a las mismas patologías o tipos de pacientes.

"Además, no sólo hay que observar las innovaciones que vienen, también hay que contabilizar el efecto económico del final de la patente de otros muchos medicamentos", concluyó Sánchez.