El 20% de los pacientes con trastorno bipolar que fuman podrían dejar el hábito con ayuda

Actualizado 29/12/2015 13:36:33 CET
Esquizofrenia, trastorno bipolar
FLICKER/ ELLI KTRIZITÄT

CÓRDOBA, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un grupo multidisciplinar de profesionales del Hospital Universitario Reina Sofía han realizado un estudio sobre tabaquismo y trastorno bipolar que concluye que, con una mínima intervención por parte de los sanitarios en las consultas de psiquiatría, hasta un 20 por ciento de los pacientes con esta enfermedad mental se muestra motivado para abandonar este hábito insano.

El grupo de investigación que inició el estudio, hace aproximadamente un año, está integrado por más de una veintena de profesionales de diversas categorías como psiquiatras, residentes, personal de enfermería y trabajadoras sociales, informa la Junta en un comunicado.

El investigador principal, el psiquiatra del Hospital Reina Sofía Fernando Sarramea, miembro del Grupo para el Estudio del Trastorno Bipolar en Andalucía, ha señalado que "el objetivo de este trabajo es desarrollar herramientas de motivación para el cambio que ayuden a los pacientes a abandonar un consumo que puede mermar mucho su calidad y esperanza de vida".

El proyecto demuestra que una mínima intervención, similar a las recomendaciones de las guías clínicas para la población en general --en las que se preguntan acerca del hábito, se informan de los riesgos y se aconseja el abandono del tabaco a personas con trastorno bipolar--, se pueden conseguir muy buenos resultados.

El especialista ha explicado que esta intervención consiste en "proponer dejar el tabaco y abordar sus beneficios al final una consulta de revisión de rutina, llamar por teléfono dos semanas después para comprobar si sigue queriendo dejar de fumar o lo ha hecho ya y un tercer contacto presencial para valorar su nivel de motivación".

Llegados a este punto, quienes realmente desean dejar de fumar son derivados a la Red de Atención de Drogodependencias de Córdoba --así como también de Jaén, Granada o Málaga, según su residencia--. El especialista ha apuntado que para iniciar este proceso el paciente debe encontrarse estable de su enfermedad mental.

Asimismo, el experto ha asegurado que "el estudio nos ha permitido confirmar que con herramientas muy sencillas estos pacientes pueden recibir el impulso que necesitan para dejar el tabaco, un consumo que puede reducir su esperanza de vida en hasta 20 años".

Las primeras conclusiones de este estudio también constatan que alrededor de la mitad de los pacientes con trastorno bipolar que han participado en el estudio fumaba (el 46 por ciento de los 226 enfermos que participaron en el proyecto).

Estas cifras coinciden con otros estudios internacionales que analizan la predisposición al hábito tabáquico de estos pacientes, mucho más elevada que en la población general.

El trastorno bipolar es una grave enfermedad mental que produce cambios drásticos en el estado de ánimo que pueden durar desde días hasta semanas provocando tristeza, depresión, inapetencia o cansancio o todo lo contrario con euforia e hiperactividad. Su prevalencia es del dos al cinco por ciento de la población general y un buen abordaje farmacológico y tratamiento del psicoterapeuta contribuye en gran medida a estabilizar el estado de ánimo de estas personas.

Entre los síntomas depresivos que padecen los enfermos se encuentran la tristeza prolongada, ansiedad, desesperanza, baja autoestima, pérdida de interés por las actividades habituales y falta de energía. En la fase eufórica pueden aparecer síntomas como aumento de energía, inquietud, humor exaltado, irritabilidad, pérdida de capacidad de concentración y comportamiento provocativo e incluso agresivo.