Entre el 13 y el 21% de los pacientes que ingresan en una UCI padecen un cáncer

Publicado 03/02/2020 14:23:13CET
Imagen de un paciente en una UCI
Imagen de un paciente en una UCI - UGR - Archivo

MADRID, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

Entre el 13 y el 21 por ciento de los pacientes que ingresan en una UCI padecen una enfermedad oncológica, según ha comentado la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (Semicyuc) con motivo de la celebración, este martes, del Día Mundial Contra el Cáncer.

"Actualmente, tenemos un gran número de pacientes oncológicos que cada vez tienen mayor esperanza y calidad de vida, así como posibilidades de tratamiento que no existían hace muy poco tiempo. Esto permite que tengan un pronóstico muy diferente y que su ingreso en servicios de Medicina Intensiva sea mucho más frecuente y con resultados cada vez mejores. No solo de supervivencia al episodio agudo en el hospital, sino también en cuanto a evolución posterior tras el alta hospitalaria", ha dicho el jefe de Sección de Medicina Intensiva del Hospital Universitario del Henares, Federico Gordo.

Esta mejora de la atención, prosigue, es tanto para los pacientes oncológicos de tipo médico como para aquellos que precisan una intervención quirúrgica (bien dentro del proceso oncológico o por cualquier otra patología intercurrente). De hecho, tal y como ha recalcado, dicha mejora se refleja en la tasa de supervivencia.

Y es que, en España ha crecido en todos los pacientes críticos, y los pacientes oncológicos no son menos, hasta el punto de que este porcentaje de supervivencia se ha equiparado con el del resto de pacientes no oncológicos en algunos casos.

De hecho, dos patologías de elevada mortalidad en las UCI, como el shock séptico o la insuficiencia respiratoria grave, por ejemplo, han reducido la tasa de mortalidad a un 40 por ciento y a un 50 por ciento, respectivamente, cuando la primera llegó a ser del 60 por ciento hace dos décadas y la segunda, de hasta un 90 por ciento en los años 80.

"Estas cifras, similares a las de otros pacientes sin cáncer, permiten afirmar que lo que determina el pronóstico a corto plazo no es tanto la enfermedad cancerosa sino la gravedad de la enfermedad que lo lleva a la UCI y la situación previa del paciente", ha añadido la intensivista del Hospital Vall d'Hebrón de Barcelona, Sandra García.

SIN PROTOCOLOS PARA PACIENTES CON CÁNCER

Actualmente, no hay protocolos específicos para los pacientes con cáncer, por lo que son atendidos de igual modo que el resto de pacientes con la patología grave que les lleva a la UCI. Sin embargo, sí hay consideraciones especiales ya que, tal y como ha argumentado la organización, hay que tener en cuenta su estado inmunológico, los tratamientos que ha recibido recientemente y las características de la neoplasia (por ejemplo, en las leucemias).

"La puesta en marcha de estos protocolos es un objetivo de futuro, especialmente por la complejidad que entrañan algunos de los nuevos tratamientos en desarrollo. Estos protocolos deben incluir una visión multidisciplinar que permita evitar y limitar, en la medida de lo posible, la progresión de la disfunción orgánica y posibles complicaciones asociadas", ha recalcado el doctor Gordo.

En este sentido, ha destacado la importancia del consenso de colaboración entre sociedades científicas como el realizado entre la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y la Semicyuc para abordar estos temas, tener registros de resultados y plantear vías comunes de actuación en este grupo de pacientes.

El trabajo conjunto entre intensivistas, oncólogos y hematólogos se ha mejorado cualitativamente, lo que ha permitido llegar a diagnósticos más correctos. "El papel del intensivista es el de aportar sus conocimientos para establecer la mejor forma de llegar a ese diagnóstico y asegurar un tratamiento correcto y un soporte adecuado a los fallos orgánicos que presente. Por otro lado, el oncólogo u hematólogo conoce el pronóstico de su enfermedad de base a largo plazo, lo que nos ayuda a establecer unos objetivos realistas", ha añadido la doctora García.

Estos pacientes, por su complejidad, se benefician de una visión multidisciplinar con el apoyo de diferentes especialidades. Lograr una mayor interacción entre todas las áreas es una de las asignaturas que se han marcado los intensivistas. "Se están creando diferentes sistemas de atención, no solo dentro de la UCI, sino también en las plantas convencionales, donde una visión multidisciplinar y de colaboración entre especialidades y con enfermería está mejorando sin duda la atención y también los resultados", ha zanjado el doctor Gordo.

Contador

Para leer más