Publicado 17/01/2020 13:37:22CET

12 consejos de salud ocular para este año

Salud ocular
Salud ocular - PIXABAY / IKBBB - Archivo

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

Oftalmólogos y optometristas del Instituto de Microcirugía Ocular (IMO) han apuntado 12 consejos de salud ocular para este año 2020, con el objetivo de incorporar "sencillas rutinas diarias" en el cuidado de la visión y dejar atrás unos "hábitos perjudiciales" de los que los pacientes "no siempre son conscientes".

Los especialistas han resaltado que los ojos también se ven afectados por el envejecimiento de la población y los hábitos propios del estilo de vida actual, "tanto en lo que se refiere a la alimentación, como el trabajo y ocio frente a pantallas, la exposición solar".

El primero de estos consejos es acudir periódicamente a revisiones con el oftalmólogo, ya que hay enfermedades como el glaucoma o la retinopatía diabética que no dan síntomas pero su detección temprana podría facilitar el tratamiento y mejorar el pronóstico, al igual que ocurre con el 'ojo vago'.

El segundo es estar alerta a los posibles síntomas, como la visión doble o borrosa, el ojo rojo o lloroso o las moscas volantes en el campo visual, que indican la presencia de una enfermedad ocular. También recomiendan tener en cuenta otras señales de alerta como golpes o caídas recurrentes o alteraciones que podrían dar pista de posibles patologías neurológicas o incluso tumores.

El tercero es prevenir los traumatismos oculares, para lo que los especialistas recomiendan utilizar gafas de protección en ciertos deportes (como tenis o padel) o trabajos que puedan derivar en contusiones, introducción de cuerpos mecánicos o quemaduras químicas.

El cuarto es cumplir con el tratamiento prescrito y ser constantes, por ejemplo en el tratamiento del glaucoma con gotas diarias, el uso de gafas o del parche oclusivo en niños con ojo seco, o las inyecciones intraoculares en enfermedades como DMAE o el edema macular, además de los tratamientos necesarios antes y después de una cirugía ocular.

El quinto es el control en la infancia y en los grupos de riesgo, ya que como indican los especialistas los niños deben someterse a exploraciones oculares entre los 3 y los 10 años, mientras los adultos deben hacerlo a partir de los 40 años ante la aparición de la prescibia o vista cansada que puede derivar en patologías más graves.

El sexto es prestar atención a los antecendentes familiares, especialmente los de primer orden (padres, hermanos e hijos), para saber el porcentaje de afectados por ciertas enfermedades oculares.

El séptimo es evitar frotarse los ojos, puesto que por un lado reactiva el picor en vez de reducirlo y por otro puede propiciar la deformación de la córnea.

El octavo es protegerse de la radiación solar, tanto en verano como en invierno (sobre todo en deportes de nieve o de alta montaña), mediante gafas de sol homologadas y con filtros adecuados. De esta manera se pueden evitar lesiones en la superifie ocular, que pueden derivar en cataratas o en la DMAE.

El noveno es mantener hábitos saludables, ya que el hábito de fumar propicia el riesgo de padecer DMAE y los malos hábitos alimentarios pueden derivar en hipertensión arterial, colesterol u obesidad que lleva a otras patologías de retina.

El décimo es dar un descanso a la vista, para evitar la fatiga visual y la sensación de sequedad en el ojo, sobre todo cuando se pasan muchas horas frente al ordenador o conduciendo. Además, consideran fundamental utilizar las gafas diariamente, mientras las lentes de contacto no deben llevarse más tiempo del indicado y quitárselas a a hora de dormir.

El undécimo es hidratar los ojos, con lágrimas artificiales sin conversantes o con ácido hialurónico, y en el caso de que las molestias sean persistentes realizar un estudio más especializado.

El duodécimo, y último, es cuidar la higiene ocular, sobre todo en los pacientes que tiendan al ojo seco o a la inflamación del párpado, además de las personas que lleven lentillas que deben conservarlas en las condiciones adecuadas.