El Xanit Hospital Internacional, primer centro español en reparar una válvuna aórtica unicúspide en un niño de 4 años

Actualizado 27/03/2012 15:33:08 CET

La intervención ha sido realizada por el profesor Hans-Joachin Schäfers, uno de los cirujanos más reconocidos internacionalmente

SEVILLA, 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Xanit Hospital Internacional, situado en la localidad andaluza de Benalmádena (Málaga), se ha convertido en el primer centro español que ha realizado con éxito la primera reparación de válvula aórtica unicúspide que se le realiza a un niño de cuatro años de edad.

Esta intervención la ha llevado a cabo además uno de los líderes más reconocidos internacionalmente en cirugía cardíaca, el profesor alemán Hans-Joachim Schäfers, especializado en los campos de reparación aórtica y mitral, aneurismas de aorta y cirugía de la hipertensión pulmonar y que forma parte del equipo del Área del Corazón de este hospital privado.

La amplia experiencia reconocida a nivel mundial del profesor Schäfers en reparación de válvula aórtica tanto en población adulta como pediátrica, y especialmente en válvula aórtica unicúspide a través de un técnica desarrollada por él, ha sido uno de los motivos principales por los que una familia, residente en Bilbao, se ha trasladado hasta Xanit Hospital Internacional para intervenir a su hijo de 4 años.

"El pequeño había sido operado en dos ocasiones en su ciudad natal. La primera ocasión se operó de neonato por una estenosis aórtica severa (estrechez de la válvula que hace que el corazón no pueda expulsar correctamente la sangre desde el corazón hacia el cuerpo) que se resolvió pero quedando una regurgitación significativa de la válvula (es decir, no había un cierre correcto de la misma, por lo que parte de la sangre que salía del corazón volvía a caer hacia él sobrecargándolo)", ha explicado el cirujano cardiaco del Xanit Carlos Porras.

De hecho, ha explicado que, ante esta situación, el menor, a los 3 años de edad, tuvo que volver a ser intervenido para intentar corregir el problema a través de una plastia valvular.

Esta segunda intervención resultó fallida, lo que provocó que, pasado un año, el corazón del pequeño siguiera dilatándose y la capacidad de contraerse del mismo empezara a disminuir, haciendo necesario una nueva intervención.

"La cirugía que se le ofreció a los padres del menor en su centro de referencia fue sustituirle la válvula por una prótesis mecánica (lo cual podría acarrear problemas en el futuro para un niño tan pequeño) o realizarle una intervención de Ross, una operación muy compleja en la que la válvula aórtica se reemplaza por otra pulmonar del propio paciente, mientras que la pulmonar se sustituye por una de cadáver", ha ahondado el doctot Porras.

Después de solicitar opiniones en otros centros, la familia consiguió contactar con el profesor Schäfers, quien ha realizado más de 1.400 reparaciones de válvula aórtica, averiguando que él mismo también intervenía a pacientes en España, no siendo necesario trasladarse hasta Alemania para someter al pequeño a la intervención.