Veterinarios, médicos y autoridades sanitarias acuerdan cómo enfrentarse a la enfermedad de la rabia

Actualizado 06/10/2014 18:27:57 CET

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

Veterinarios, médicos y autoridades sanitarias han acordado la forma de enfrentarse a la enfermedad de la rabia y han solicitado que se vacune de forma anual y obligatoria en toda España a perros, gatos y hurones, según se ha puesto de manifiesto en el informe sobre 'Rabia, riesgos y control: análisis de la situación en España', auspiciado por el Consejo General de Colegios Veterinarios de España.

En concreto, el trabajo ha destacado la necesidad de incrementar el control en las áreas fronterizas con los puertos africanos; aumentar la vigilancia sobre el tráfico ilegal de animales domésticos e incluso especies salvajes como el zorro rojo procedentes de países de la UE que describen casos de rabia; establecer un criterio único de vacunación en toda España; mantener una alerta continua sobre la rabia de murciélagos; y dotar de recursos financieros a los grupos de investigación especializados en la búsqueda de nuevos productos vacunales.

No obstante, y aunque en la España peninsular, islas Baleares e islas Canarias están libres de esta enfermedad, el año pasado se declaró oficialmente en Toledo un caso de perro con rabia que había viajado por el norte de África. Tras morder a cinco personas fue abatido por las fuerzas de seguridad, se analizaron muestras de su cadáver y el Instituto de Salud Carlos III certificó que tenía rabia.

Las autoridades pusieron en marcha las medidas contempladas en el Plan de Contingencia para el nivel 1 de alarma, que se mantuvieron por un periodo de 6 meses y que, entre otras medidas, contemplaban la vacunación obligatoria en un plazo de 15 días de perros, gatos y hurones, además de otras especies susceptibles en un área de restricción que afectó a 56 municipios de la provincia y dos polígonos del municipio de Aranjuez. Transcurridos seis meses, se dio por concluido el nivel de alerta.

Por ello, y coincidiendo con el aniversario del caso detectado en Toledo, la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales de la Junta de Castilla-La Mancha, el Consejo General de Colegios Veterinarios de España y el Consejo de Colegios Profesionales de Veterinarios de Castilla-La Mancha han organizado una jornada de trabajo para compartir las experiencias de aquellas circunstancias y entresacar enseñanzas para el futuro.

"GRAN ESFUERZO Y COORDINACIÓN" DE DISTINTOS COLECTIVOS

Allí, el consejero de Sanidad y Asuntos Sociales de la Junta de Castilla-La Mancha, José Antonio Echániz, ha destacado el "gran esfuerzo" y la "coordinación" de distintos colectivos profesionales para atajar las amenazas sanitarias que se cernieron a raíz del caso detectado.

"Hoy disponemos de un mecanismo mejor afinado para hacer frente a una enfermedad reemergente, pero no es de recibo no disponer de un procedimiento de prevención uniforme en todo el territorio. Vivimos una situación de riesgo multilateral y la rabia era un riesgo previsible y lo seguirá siendo. Estoy convencido de que aparecerá otro caso en otro lugar", ha aseverado el presidente del Consejo General de Colegios Veterinarios, Juan José Badiola.

Por su parte, el presidente del Consejo de Colegios Profesionales de Veterinarios de Castilla-La Mancha, Luis Alberto García Alía, ha asegurado sin la normativa que se aprobó un año antes en materia de combate de la rabia "no se hubiera logrado el mismo resultado".

Finalmente, la directora general de Sanidad Pública del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Mercedes Vinuesa, ha destacado la "buena coordinación" entre los actores que participaron en su combate y la rapidez de la toma de decisiones. No obstante, entre los capítulos susceptibles de mejora, ha mostrado sus dudas sobre la permeabilidad de las fronteras y la necesidad de que los dueños de mascotas conozcan "mejor" las condiciones de viaje cuando se desplazan con sus animales de compañía.