Velocidad de marcha lenta, ligada a la muerte prematura en pacientes con enfermedad renal

Actualizado 19/04/2013 15:31:21 CET

MADRID, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los pacientes con enfermedades renales que tienen menor velocidad de marcha en las pruebas de rendimiento físico parecen estar más afectados por la patología que los que se desempeñan bien en los ejercicios de rendimiento físico en las extremidades inferiores, según un estudio que aparece en el próxima número de 'Journal of American Society of Nephrology'.

Los resultados indican que la medición del rendimiento físico en las extremidades inferiores puede detectar un conjunto complejo del músculo esquelético y alteraciones neurológicas que se desarrollan en pacientes con ERC y que afectan sustancialmente a su supervivencia.

Las personas con enfermedad renal crónica (ERC) tienen más riesgo de ser frágiles o discapacidad como los ancianos y de morir por problemas relacionados con el corazón. Las pruebas de rendimiento físico a menudo se utilizan para evaluar la salud general y la fragilidad en los ancianos, pero poco se sabe acerca de si estos tests de rendimiento físico pueden ser utilizados para identificar a los pacientes con ERC jóvenes en alto riesgo de morir prematuramente.

Por ello, Baback Roshanravan, del Instituto de Investigación Renal de la División de Nefrología de la Universidad de Washington, en Estados Unidos, y sus colegas siguieron a 385 pacientes con enfermedad renal crónica y sin antecedentes de accidente cerebrovascular o discapacidad, con una edad media de 61 años y compararon su fuerza de prensión, velocidad habitual caminar, distancia caminada en seis minutos y el tiempo necesario para levantarse de una silla, caminar cuatro metros, girar, volver a la silla y sentarse.

Entre los hallazgos más importantes durante los tres años de seguimiento, los científicos señalan que las medidas de rendimiento de las extremidades inferiores fueron por lo menos un 30 por ciento menor de lo previsto, pero la fuerza de prensión se conservó relativamente.

Cada 0,1 metros por segundo más lento en la velocidad de marcha se relacionó con un riesgo 26 por ciento mayor de muerte durante un periodo medio de tres años de seguimiento y cada segundo más de tiempo necesario para levantarse y andar estaba vinculado con un riesgo de un 8 por ciento mayor de muerte.

La velocidad al caminar y la prueba de levantarse e irse predijo más fuertemente la mortalidad en tres años que la función renal o los análisis de sangre comunes. La adición de la velocidad de marcha a las pruebas de laboratorio comunes sobre la función renal mejoró significativamente la predicción de la mortalidad de tres años.

Los resultados indican que el deterioro de las extremidades inferiores en el rendimiento físico es común en la ERC y está fuertemente ligada con la muerte prematura. "Nuestros hallazgos sugieren que un menor rendimiento físico de las extremidades en pacientes con enfermedad renal crónica puede ayudar a identificar a los individuos que están más acuciados por la enfermedad renal crónica", afirmó el doctor Roshanravan.