Los vapeadores critican a Sanidad por "confundir" a la ciudadanía con su campaña contra los cigarrillos electrónicos

Publicado 05/09/2019 13:47:52CET
Cigarrillo electrónico
Cigarrillo electrónicoPIXABAY/SARAHJOHNSON1 - Archivo

MADRID, 5 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Española de Usuarios de Vaporizadores Personales (Anesvap) y la Unión de Promotores y Empresarios del Vapeo (UPEV) han criticado la campaña lanzada por el Ministerio de Sanidad contra el uso de los cigarrillos electrónicos porque "confunde" a la sociedad al equipararlos con el tabaco.

"Unos 600.000 vapeadores en nuestro país son prueba viva de que el cigarrillo electrónico puede ser útil para abandonar el tabaquismo. No entendemos que en una campaña pública, patrocinada por Sanidad, ni siquiera se haya mencionado esta cifra ni se haya debatido sobre la realidad de aquellos vapeadores que dejaron de fumar y que han mejorado radicalmente su estado de salud", ha dicho la presidenta de Anesvap, Ángeles Muntadas-Prim.

Del mismo modo se han pronunciado desde UPEV, quienes han asegurado que el cigarrillo electrónico es un producto "completamente distinto" al tabaco convencional, dado que sus componentes son diferentes y no generan combustión. Una diferencia que, tal y como han comentado, se fija "claramente" en la normativa, tanto a nivel de la Unión Europea como en España, de ahí que considere que "no tiene sentido" aplicar las mismas normas a diferentes productos.

De hecho, la organización ha aludido al Real Decreto 579/2017 que regula aquellos aspectos relativos a la fabricación, presentación y comercialización de los vaporizadores personales, y al Real Decreto-Ley 17/2017 que regula la venta, el suministro, el consumo y la publicidad, son una garantía para los consumidores y para el sector español del cigarrillo electrónico de que los productos que se comercializan en España son seguros para el vapeador.

Además, apostilla, todos los productos que contienen nicotina, así como los dispositivos, tienen "obligatoriamente" que registrarse en el portal europeo, además de notificarse al Ministerio de Sanidad el etiquetado de los líquidos que contienen nicotina para garantizarse su seguridad. La legislación española también ha creado un Registro de Laboratorios de Verificación que vela por la calidad de los productos y asegura un control sobre los ingredientes de los líquidos.

CAMPAÑA DE "PENSAMIENTO ÚNICO"

"Todas estas medidas hacen de España un país más ambicioso que cualquiera de sus vecinos, por lo que no compartimos el alarmismo que se ha generado a raíz de los incidentes aislados ocurridos en Estados Unidos sobre el uso de aceites de cannabis (prohibido en España) que contenía tetrahidrocannabinol (THC) y que además fue obtenido de manera ilícita en el mercado negro", ha dicho la UPEV.

En este sentido, desde la Anesvap se ha lamentado que en España sean los usuarios de cigarrillos electrónicos los que se tengan que hacer eco de los "últimos avances" en la investigación de estos dispositivos, mientras que en países como el Reino Unido sea el propio Comité de Ciencia y Tecnología de la propia Cámara de los Comunes británica quien analiza y publica un informe en el que se recoge que 2,9 millones de personas usan vaporizadores para dejar de fumar, y decenas de miles de ellos lo logren con éxito cada año.

"La campaña de Sanidad, de "pensamiento único", solo ha tenido en cuenta la misma postura inmovilista de siempre, y ajena a la realidad de un creciente número de fumadores que ven en el vapeo su única oportunidad para abandonar el tabaco. Los vapeadores somos exfumadores, casos de éxito de cómo se puede dejar atrás el tabaco. Si nos ha funcionado a nosotros, ¿por qué no intentar que otros fumadores que no pueden dejarlo intenten pasarse a una alternativa claramente más saludable?", ha zanjado Muntadas-Prim.