La valenciana con sensibilidad química múltiple llega a Valencia "en buen estado" y es llevada directamente a su casa

Actualizado 20/06/2008 19:54:28 CET

Tras un vuelo de 9 horas y media desde Dallas (EEUU), Elvira Roda bajó "por sí misma del avión, sin mascarilla y muy sonriente"

VALENCIA, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

Elvira Roda, la valenciana aquejada de Sensibilidad Química Múltiple (SQM), llegó hoy al aeropuerto de Manises (Valencia) en el avión facilitado por el empresario Francisco Hernando, conocido como 'El Pocero', del que descendió "por su propio pie" y desde ahí fue trasladada inmeditamente en ambulancia hasta su casa, ya que "su estado era muy bueno y no hacía falta llevarla al hospital".

El avión Global Express XRS --de la compañía 'Jets Personales', propiedad de Francisco Hernando, completamente acondicionado para que Elvira viajara aislada de cualquier sustancia que le pueda provocar una crisis-- aterrizó en el aeropuerto valenciano sobre las 13.50 horas, aunque la valenciana de 34 años no subió a la ambulancia hasta las 14.30 horas aproximadamente debido al "efusivo" reencuentro con su madre y su hermano, quienes subieron al aeroplano en cuanto fue posible.

Ya en la ambulancia, la valenciana fue trasladada hasta su casa, que había sido perfectamente acondicionada durante semanas con materiales ecológicos, debido a que "su estado era muy óptimo" y "no era necesario llevarla al Hospital Clínico".

"Mi hermana ha vuelto muy bien y hasta ha bajado por sí misma del avión y sin mascarilla", indicó Carmel Roda en una rueda de prensa que ofreció a los medios tras el aterrizaje y en la que estuvo acompañado por José Ramón López, director general de 'Jets Personales' quien, además de viajar con Elvira, estuvo presente en toda la preparación del avión y actuó, de cierta forma, como portavoz de Francisco Hernando.

Este empresario ha comunicado a la familia Roda, a través de José Ramón López, que se hará cargo de todos los gastos surgidos del tratamiento de la enfermedad de Elvira --quien recibió el alta tras haber estado ingresada en el Centro Environment Health de Dallas (EEUU) durante ocho meses-- y le dará, además, una "asignación vitalicia" para poder ayudarle con los "grandes gastos" que deberá afrontar la familia durante toda la vida.

En este sentido, Carmel agradeció esta ayuda económica, ya que afirmó que su hermana no tiene ningún ingreso y, debido a que le está diagnosticada tan sólo una incapacidad del 33 por ciento, "no recibe tampoco ninguna subvención por parte de la Administración". "Hemos quemado todos nuestros ahorros y hace falta mucho dinero, ya que ella tienen que vivir sola, gastar mucho en materiales ecológicos más caros y que alguien vaya a ayudarla para desempeñar determinadas labores, entre otras cosas, por lo que ya no podíamos sostener durante más tiempo esta situación", afirmó.

Por su parte, José Ramón López explicó las medidas "muy estrictas" a las que tuvieron que ser sometidos tanto el avión como el resto de tripulación que viajó con Elvira, la cual se vio obligada a viajar "en pijama de algodón, lavarse durante dos semanas con agua y bicarbonato y no usar ningún tipo de producto corporal como cremas, colonias, champús o maquillaje, entre otras muchas cosas". Asimismo, el aeroplano fue también completamente lavado con bicarbonato, se cambiaron los sistemas de ventilación, entre otras actuaciones necesarias para evitar que la enferma sufriera una crisis.

VUELO DE 9 HORAS Y MEDIA.

"El vuelo --que ha durado alrededor de nueve horas y media y que ha contado además con tres pilotos, una enfermera y un doctor y un enfermeros especializados-- ha ido muy bien, y aunque al principio Elvira estaba muy nerviosa por el hecho de estar en un lugar extraño para ella y al ver que le quedaba poco para ver a su familia, luego se ha relajado y todo ha ido perfectamente", declaró el director general de la 'Jets Personales', quien indicó que "cuando hemos llegado hasta ha bajado por ella misma del avión, sin mascarilla y con una gran sonrisa".

En referencia a qué "medidas especiales" seguirá ahora que ya no está en el hospital de Dallas, Carmel aseguró que "tiene que continuar con el tratamiento durante unos 12 meses más" y, por esta razón, el avión también ha trasladado hasta Valencia "un gran número de cajas que guardan los medicamentos que le hacen falta para tratar su enfermedad considerada dentro del grupo de patologías raras".

Respecto a la necesidad de haber tenido que trasladar a Elvira a Dallas para que estuviera atendida en un lugar correctamente acondicionado, el hermano de la afectada destacó que "en realidad no se requiere una gran inversión para que los lugares en los que ella pueda estar sean adecuados". "No pedimos inversiones altas, sino que se cambien ciertos protocolos, porque con tal de que se lave la habitación que va a ocupar sólo con agua y bicarbonato y que la gente que entre también haya pasado por ese procedimiento es suficiente", afirmó.

Asimismo, indicó "las Autoridades podrían hacer lo mismo que hacen en Dallas y espero que lo tengan en cuenta, porque ahora con el caso de mi hermana, la sanidad pública valenciana puede ponerse a la cabeza de esta enfermedad si de verdad lo desea".

En referencia a la posible prohibición del uso de pesticidas en las cercanías de la vivienda de Elvira --la cual la familia prefiere mantener en secreto ya que las visitas de gente podrían empeorar mucho la situación de la valenciana-- Carmel apuntó que "estamos manteniendo conversaciones con la Generalitat y con la administración local y esperamos que estas negociaciones lleguen a buen puerto, ya que desde Dallas nos dijeron que el uso de pesticidas y otras sustancias para el campo cerca de la casa de mi hermana habían dañado aún más su salud".