La vacuna contra la difteria produce menos reacción en el muslo que en el brazo

Actualizado 27/10/2015 14:15:36 CET
Actualizado 27/10/2015 14:15:36 CET

La vacuna contra la difteria produce menos reacción en el muslo que en el brazo

Publicado en 'Pediatrics'

vacuna, recurso, niño
Foto: MC2 JESSE B. AWALT/WIKIMEDIA

MADRID, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Los niños de 12 a 35 meses que reciben la vacuna contra la difefteria, el tétanos y la tos ferina (DtaP) en el músculo del muslo en lugar de su brazo tienen alrededor de la mitad de probabilidades de requerir atención sanitaria por una reacción a la inyección. Así lo afirma un nuevo estudio realizado con niños de todo el país, publicado en la edición de este lunes de la revista 'Pediatrics'.

   "Estas reacciones locales son el efecto secundario más común de las vacunas. Pero sabemos relativamente poco acerca de la manera de prevenirlos", señala la líder del estudio, Lisa A. Jackson, investigadora principal del Grupo de Investigación del Instituto de Salud-

   Las reacciones locales desaparecen después de uno o dos días, pero pueden ser dolorosas, y el enrojecimiento y la inflamación asociada puede preocupar a los padres. Este estudio se centró en reacciones locales médicamente asistidas: los que tuvieron que asistir a un médico, una enfermera o sala de emergencias.

   "Nuestros resultados respaldan las recomendaciones actuales de poner las vacunas intramusculares en el muslo para niños menores de 3 años", dijo el doctor Jackson. Desde 2011, el Comité norteamericano Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP, en sus siglas en inglés) recomienda que las vacunas intramusculares a niños de entre 12 y 35 meses preferentemente se pongan en el músculo del muslo (o en el músculo deltoides del brazo sólo si es lo suficientemente grande) y a partir de 3 años en el músculo deltoides del brazo. Pero en la práctica, los médicos tienden a variar en su elección de los sitios de inyección de la vacuna para los niños y los padres pueden influir en esa decisión.

   El equipo de investigadores también analizó las reacciones locales en niños de 3 a 6 años y de las vacunas intramusculares que no sean DTaP, incluyendo la influenza inactivada y hepatitis A, pero no se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre la vacunación en el muslo y el brazo en el grupo de mayor edad o para otras vacunas intramusculares.