El uso de una 'trampa' de partículas para estudiar el ADN facilita el camino hacia la medicina personalizada

Actualizado 24/05/2011 12:11:07 CET

MADRID, 24 May. (EUROPA PRESS) -

La secuenciación de pares de bases del ADN, las moléculas individuales que constituyen el ADN, es clave para la investigación médica que trabaja para conseguir llegar a una medicina personalizada. Ser capaz de aislar, analizar y secuenciar estas moléculas de ADN permite a los científicos diseñar test diagnósticos, terapias y tratamientos basados en la genética de cada paciente.

Sin embargo, ser capaz de aislar moléculas individuales como los pares de bases del ADN, que miden sólo dos nanometros --es decir, cerca de 1/50.000 el diámetro de un cabello humano-- es increíblemente caro y difícil de controlar. Además, idear un método para atrapar a las moléculas de ADN en su medio natural acuoso complica más las cosas.

Los científicos han pasado la última década buscando aislar y atrapar moléculas individuales de ADN en una solución acuosa tratando de pasarlas a través de agujeros diminutos del tamaño del ADN, denominados 'nanoporos', lo que es extremadamente difícil de hacer y de controlar.

Ahora, un equipo liderado por investigadores de la Universidad de Yale ha demostrado que, aislando partículas cargadas individuales, como las moléculas de ADN, es posible usar un método denominado 'Paul trapping', que emplea campos eléctricos fluctuantes para confinar las partículas a un espacio de sólo unos nanometros de tamaño. Esta técnica recibe su nombre de Wolfgang Paul, ganador del Premio Nobel por este descubrimiento.

Hasta ahora, los científicos habían sido capaces de utilizar la 'trampa' de Paul para partículas en vacío. Sin embargo, el equipo de Yale fue capaz de confinar un conjunto de partículas de poliestireno en sólo 10 nanometros de solución acuosa entre microelectrodos cuádruples que suministraban el campo eléctrico.