Actualizado 17/05/2007 14:41:33 +00:00 CET

El uso prolongado del chupete favorece las disarmonías faciales

MADRID, 17 May. (EUROPA PRESS) -

El hábito de "chuparse el dedo" y mantener el uso del chupete durante varios años, limita el normal crecimiento de los huesos de la cara y provoca desarmonías faciales, según especialistas reunidos en el XIX Congreso Nacional de la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial que se celebra en Tenerife.

De esta manera, puede verse afectada la posición, el tamaño y la forma de la estructura de la cara, especialmente de los huesos maxilares que suelen aparecer en la edad infantil.

Por otra parte, el doctor Jesús Sánchez Gutiérrez, médico del Servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial Hospital Clínico San Carlos de Madrid, agrega que "la masticación unilateral o predominantemente blanda" también favorece la aparición de ciertas maloclusiones dentarias, que pueden derivar en deformidades faciales. Lo mismo ocurre con los hábitos respiratorios alterados, que potencian esos casos.

Los especialistas reunidos en Tenerife estiman que entre un 10 y un 15 por ciento de la población española presenta algún tipo de disarmonía dentofacial, lo que "afecta estética y funcionalmente a la persona". Para solucionarlo, es necesario "un tratamiento quirúrgico" denominado "ortognática", que interviene en el esqueleto y la máscara facial que es "más avanzada" y "menos invasiva", según el jefe de servicio de Cirugía Maxilofacial de Centro Médico Teknon de Barcelona, Federico Hernández Alfaro.

Asimismo, los cirujanos orales y maxilofaciales utilizan técnicas de 'perfiloplastia' asociadas en la misma intervención quirúrgica, tales como rinoplastia, otoplastia, blefaroplastia, extirpación de bolsas de Bichat, liposucción submental y lipoestructura facial para corregir estas deformidades.