El uso de las PDA y los 'smartphones' puede ayudar a perder peso

Actualizado 11/12/2012 18:30:50 CET

NUEVA YORK, 11 Dic. (Reuters/EP) -

Científicos de la Facultad de Medicina Feinberg de la Northwestern University de Chicago (Estados Unidos) aseguran que el uso de las nuevas tecnologías móviles como las PDA o los llamados 'smartphones' pueden ser una ayuda complementaria para sus dueños si quieren perder peso, gracias a una mejor gestión de sus hábitos de vida.

Según ha explicado Goutham Rao, una de las autoras del estudio, esto es posible gracias a que los programas para dispositivos móviles se pueden personalizar fácilmente y son de fácil acceso cuando las personas llevan estos dispositivos.

El nuevo estudio, cuyos resultados publica el 'Archives of Internal Medicine', incluyó a 69 personas de unos 50 años que tenían sobrepeso y obesidad, que fueron remitidos a una clínica de Asuntos de Veteranos para bajar su peso.

Todos estaban matriculados en un programa de 12 sesiones por el que eran divididos en grupos durante más de seis meses, y la mitad recibieron también una PDA para ir guardando su dieta y su actividad durante todo el día.

La mayoría de los sujetos del estudio eran hombres que no sabían mucho de tecnología, lo que les hizo un grupo de más difícil acceso, ha explicado Bonnie Spring.

Después de seis meses, las personas del grupo PDA habían perdido una media de casi 10 kilos, y el 41 por ciento de ellos habían cumplido con la meta de perder al menos el cinco por ciento de su peso corporal inicial.

Los que están en el grupo de comparación se había reducido a poco más de dos libras (unos 900 gramos) cada uno de media, y el 11 por ciento había logrado el objetivo de pérdida de peso.

Y tras un año --seis meses después de que comenzaran a utilizar los dispositivos móviles-- las personas que habían utilizado las PDA habían logrado mantener la mayor parte del peso que perdió inicialmente.

Los beneficios de utilizar una aplicación en un dispositivo móvil, han dicho los autores, es que puede ayudar a renovar el compromiso de las personas que tienen problemas, a diferencia de un programa personal con una fecha de finalización concreta.

Además, y aunque las PDA han pasado de moda, los investigadores apuntan que los teléfonos inteligentes pueden hacer la misma función que los dispositivos utilizados en el estudio.