El uso de antidepresivos durante el embarazo no causa problemas en los bebés

Actualizado 27/03/2013 12:31:11 CET
Actualizado 27/03/2013 12:31:11 CET

El uso de antidepresivos durante el embarazo no causa problemas en los bebés

No afecta a su desarrollo

Embarazada
Foto: MARÍA PAZ VARGAS/FLICKR

MADRID, 27 Mar. (Reuters/EP) -

   El consumo de antidepresivos durante el embarazo no está ligado a problemas en el crecimiento de los bebés, según ha evidenciado una investigación realizada por el Centro Asher para el Estudio y Tratamiento de los Desordenes Depresivos de la Universidad Northwestern (Estados Unidos).

   Este trabajo, que ha sido publicado en la revista 'The American Journal of Psychiatry', demuestra que, a pesar de la preocupación existente acerca de si el uso de antidepresivos durante el embarazo puede afectar el crecimiento y desarrollo de los bebés, el consumo de éstos "no provoca diferencias de tamaño en el primer año de vida en niños expuestos y no expuestos a estos medicamentos".

   Así lo ha constado la directora de este centro de investigación norteamericano e investigadora principal del estudio, la doctora Katherine Wisner, que sostiene que el hallazgo obtenido "es alentador". Así, se demuestra que inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina como fluoxetina, comercializado por Lilly como 'Prozac', o citalopram, "no están vinculados a partos prematuros o a bajo peso al nacer", subraya.

   A su juicio, el hecho de que no existan divergencias de crecimiento durante el primer año de vida es importante, ya que durante esta etapa "se prepara el escenario para los patrones de crecimiento de toda la vida útil", explica.

   Para llegar a la conclusión obtenida, los expertos han realizado seguimiento a 77 mujeres embarazadas y deprimidas, de las cuales 46 estaban sometidas a tratamiento y 31 no. Tras medir y pesar a los bebés nacidos de éstas durante cuatro ocasiones en su primer año de vida, han constatado que "casi el 20 por ciento de las mujeres tratadas dio a luz de manera prematura", algo que ocurrió en un 10 por ciento de los casos de las mujeres no tratadas.

   Sin embargo, y pese a la alta incidencia de partos sucedidos antes de las 37 semanas de gestación, no se contemplaron datos reducidos de peso, longitud o tamaño de la cabeza. Las mediciones se realizaron a las dos semanas, los tres meses, los seis meses y el año.