Urra considera que la ludopatía convive con la "hipocresía" y con una administración "que propicia engancharse al juego"

Publicado 16/01/2020 12:39:58CET
El psicólogo forense Javier Urra, en la charla que ha ofrecido organizada por Ajupareva.
El psicólogo forense Javier Urra, en la charla que ha ofrecido organizada por Ajupareva. - UEMC

VALLADOLID, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

El psicólogo forense de la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia y Juzgados de Menores de Madrid, Javier Urra, ha asegurado que la ludopatía convive con la hipocresía "y con una sociedad, una administración que propicia engancharse al juego" con unos mensajes que en su opinión "parecen puritanos" pero son "realmente hipócritas".

La Asociación de Jugadores Patológicos Rehabilitados de Valladolid, Ajupareva, ha inaugurado esta mañana el ciclo de charlas de su 30 Aniversario, organizado en colaboración con la Universidad Miguel de Cervantes, con la intervención de Urra.

El psicólogo forense ha asegurado que la ludopatía convive con la hipocresía "y con una sociedad, una administración que propicia engancharse al juego, a veces desde unos mensajes que pareciendo puritanos, son realmente hipócritas".

Urra ha profundizado sobre "la perversa adicción del juego en menores" y los riesgos inherentes del juego patológico en adolescentes y jóvenes, y ha recordado que "el ser humano tiende a ser dependiente a las adicciones".

En la charla también se ha abordado la prevención desde la educación para entender lo que supone el esfuerzo y la motivación. "Hay que enseñar a tener una capacidad crítica, porque la vida no es aquí y ahora, aunque estemos en una sociedad de consumo, en la sociedad de don dinero", ha recalcado.

Es ahí donde considera que "hay que generar criterios para manejarse como ciudadanos, aceptando la realidad de cada uno, conociéndose uno mismo en diferentes ámbitos para educar en la empatía".

En este contexto, Javier Urra ha comentado que hay personas "más fáciles de afectar", pues la misma circunstancia "no tiene la misma respuesta en el ser humano". "No somos clones", ha apostillado el psicólogo.

Estas charlas, organizadas en colaboración de la Universidad Europea Miguel de Cervantes (UEMC) de Valladolid, han congregado a casi 200 personas, entre pacientes y profesionales y ha contado con la asistencia de la Rectora de la UEMC, Imelda Rodríguez Escanciano; de la comisionada regional para la droga de la Junta de Castilla y León, Esperanza Vázquez; la directora general de la Mujer de la JCyL, Ruth Pindado; el director general de Relaciones Institucionales de JCyL, José Máximo López; el decano presidente del Colegio de Psicólogos de Castilla y León, Jaime Gutiérrez Rodríguez; Responsable del Servicios Sociales de la Diputación de Valladolid, Eduardo Pérez y el presidente de Ajupareva, Ángel Aranzana.

En la inauguración, Imelda Rodríguez Escanciano ha puesto en valor este tipo de iniciativas que enseñan a crecer, "un valor fundamental que apoyamos para desarrollar a mujeres y hombres de sabiduría".

Porque, además, "la libertad está coaccionada con cualquier tipo de adicción y, desde nuestra entidad, creemos que el talento de cada persona sólo se puede desarrollar desde esta libertad" ha matizado la Rectora.

El presidente de Ajupareva ha agradecido todo el apoyo institucional a los 30 años de la asociación, y ha emplazado a todos los asistentes a ser "un punto de debate para trabajar sobre acciones que den respuesta a la ludopatía", ha dicho Aranzana.

LAS EMOCIONES, PRÓXIMA CHARLA

Las charlas continuarán el 12 de febrero, con el director de Eclosión Coaching, Pablo Villanueva, quién reflexionará sobre 'Educar las emociones, educar la vida'.

Debido a la limitación de plazas se requiere inscripción previa mediante formulario.

El 30 aniversario de Ajupareva cuenta con el patrocinio de la Junta de Castilla y León; Diputación de Valladolid; Ayuntamiento de Valladolid; Fundación Social del Juego Privado de Castilla y León; Universidad Europea Miguel de Cervantes; Aquavall; Once; Colegio de Psicólogos de Castilla y León; Microbio; Gonzalo Queipo, Corredor de Seguros y La Huerta de la Villa.

Contador