Actualizado 02/06/2011 13:22 CET

UE.-Vence plazo para que empresas notifiquen productos con sustancias peligrosas como acetato de cobalto y ácido crómico

BRUSELAS, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

Este miércoles 1 de junio vence el plazo para que las empresas productoras e importadoras de artículos de consumo como juguetes, prendas de vestimenta, equipos eléctricos y electrónicos o similares en la UE los notifiquen a la Agencia Química Europea si son susceptibles de contener sustancias químicas muy peligrosas para la salud como el acetato de cobalto y ácido crómico.

La lista de sustancias peligrosas (SVHC, por sus siglas en inglés), cuyo uso está regulado en la UE pese a su riesgo para la salud humana y que se actualiza periódicamente, identifica un total de 46 sustancias muy peligrosas, la mayoría de ellas porque pueden provocar cáncer, mutaciones o problemas de reproducción, según ha informado la Comisión Europea en un comunicado.

Sin embargo, las empresas sólo tienen que haber notificado antes de este miércoles los productos que puedan contener las sustancias incorporadas a la lista desde el 1 de diciembre de 2010, es decir, ocho de las 46 sustancias que actualmente aparecen en la lista.

Se trata del carbonato de cobalto, el acetato de cobalto, el dinitrato de cobalto sulfato de cobalto, que pueden provocar cáncer y problemas de reproducción, el ethoxyethanol, que puede provocar cáncer, el methoxyethanol, que en su caso puede provocar fallos de reproducción, así como el ácido crómico, que puede cáncer, y el trióxido de cromio, que puede provocar cáncer o mutaciones.

En virtud del reglamento comunitario 'Reach', que regula el uso de este tipo de sustancias peligrosas en la UE y obliga a su notificación a la agencia europea, las empresas tienen un plazo de seis meses para notificar estas sustancias a partir de cada ampliación de la lista.

Las empresas están obligadas en virtud de la legislación comunitaria a informar a los consumidores cuando los productos contengan niveles de concentración de estas sustancias por encima del 0,1% de su masa total o si se trata de cantidades superiores a una tonelada por productor o importador al año y deben garantizar suficiente información para utilizar el producto de forma segura.

Otras sustancias peligrosas como el dinitrotolueno o el benceno, que pueden provocar cáncer, así como otras sustancias químicas como la acrilamida, que puede provocar cáncer o mutaciones en el organismo o las parafinas de cloro que puede provocar problemas de reproducción ya fueron incluidas con anterioridad en la lista.