Actualizado 16/02/2010 18:59 CET

UE.- El defensor del pueblo investiga irregularidades en la evaluación de Bruselas sobre uso de primates en laboratorios

BRUSELAS, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

El defensor del pueblo de la UE, Nikiforos Diamandouros, dio hoy un plazo de dos meses y medio a la Comisión Europea para explicar la metodología de su estudio sobre el uso de primates en ensayos clínicos, después de que una asociación europea denunciara irregularidades en los trabajos.

La coalición europea para acabar con los experimentos con animales (ECEAE) presentó una queja en mayo de 2009 denunciando que el grupo de trabajo del Ejecutivo comunitario que debía emitir un dictamen sobre las pruebas en primates no humanos no contaba con expertos en la materia, informó Diamandouros en un comunicado.

También se quejaron de que no se llevaron a cabo las pruebas necesarias para la evaluación y no tuvieron en cuenta datos aportados por grupos de interés sobre la experimentación con estos animales o métodos alternativos.

En opinión de Diamandouros, se trata de un tema "de interés" para la opinión pública y por ello ha decidido iniciar una investigación para aclarar si hubo "mala administración" por parte de la Comisión. Bruselas tiene de plazo hasta el 30 de abril de este año para dar su opinión.

El defensor del pueblo de la UE tiene que cumplir un papel "esencial" para promover políticas "efectivas y eficaces" en el seno de las instituciones europeas, explicó Diamandouros en un comunicado para justificar su intervención.

El Parlamento Europeo pidió a Bruselas en 2007 un calendario para sustituir las pruebas en laboratorios con primates no humanos por otros métodos de ensayos científicos y, un año después, la Comisión encargó un dictamen sobre esta cuestión a su comité científico de riesgos sanitarios y medioambientales.

Una vez que el Ejecutivo comunitario sometió el informe a consulta pública, numerosas organizaciones de protección a los animales y de seguridad sanitaria y de los pacientes presentaron sus quejas por lo que consideraron un proceso "injusto", según la nota.