UE.- Bruselas pide a los gobiernos más esfuerzos y colaboración para luchar contra resistencia a los antibióticos

Actualizado 17/11/2011 17:42:04 CET

Calcula que mueren 25.000 personas y se pierden 1.500 millones cada año a causa de la resistencia bacteriana

BRUSELAS, 17 Nov. (EUROPA PREESS) -

La Comisión Europea ha presentado hoy un plan de acción para que los Estados miembros asuman más esfuerzos y favorezcan la cooperación en los próximos cinco años para mejorar las respuestas contra la resistencia a los antibióticos en humanos y animales, un problema que Bruselas estima que cada año cuesta la vida de 25.000 personas y tiene un impacto económico de 1.500 millones de euros en toda la Unión Europea.

El objetivo de estas medidas es limitar la propagación de la resistencia a los antibióticos e invertir en la investigación para desarrollar nuevos tratamientos con los que reemplazar los medicamentos que ya no son útiles.

Para ello apuestan por incentivar la investigación, favorecer la colaboración entre Estados miembros y con la industria farmacéutica, pero también cumplir una función pedagógica para "educar" a médicos, consumidores y sector veterinario de los riesgos que plantea el abuso de ciertos medicamentos.

"Debemos actuar con rapidez y determinación si queremos evitar medicamentos antibióticos indispensables para tratar a personas y animales", ha advertido en rueda de prensa el comisario de Salud y Protección al Consumidor, John Dalli. El comisario ha recalcado que la solución no está sólo en crear nuevos fármacos, sino en eliminar las malas prácticas que conducen a un uso excesivo de los medicamentos.

Por ello, el Ejecutivo comunitario quiere impulsar medidas dirigidas a "sensibilizar sobre el uso apropiado de los antimicrobianos", establecer normas veterinarias más duras y regular los piensos medicamentosos, facilitar una "colaboración sin precedentes" para investigar nuevos fármacos, coordinar los trabajos de investigación y reforzar los sistemas de vigilancia y administración de antibióticos.

La Unión Europea ha invertido unos 600 millones de euros en programas de investigación para desarrollar nuevos antibióticos, según ha recalcado el comisario que, sin embargo, no ha ofrecido cifras sobre cuántos de estos estudios han tenido resultados ni cuántos nuevos fármacos han llegado al mercado.

"Hay un gran esfuerzo (...). Creo que juntos, también con la industria, vamos a aunar recursos en un esfuerzo concertado para sacar nuevos medicamentos lo antes posible", ha confiado en rueda de prensa. Entre las medida que Bruselas estudia está, por ejemplo, impedir que los mismos antibióticos que se usan en humanos puedan administrarse a animales.

Por su parte, el director del centro europeo de prevención de enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés), Marc Sprenger, ha insistido en que el problema de la resistencia bacteriana tiene su raíz en el "abuso" de los antibióticos y ha asegurado que una "reducción importante (del consumo de antibióticos) va a ahorrar dinero y permitirá un mejor tratamiento de los pacientes".

También ha reconocido que los hospitales están sometidos a una "gran presión" presupuestaria, pero ha pedido que no se descuiden las medidas adecuadas para controlar este problema.

En la misma línea, Dalli y la comisaria responsable de Investigación, Máire Geohegan Quinn, han insistido en que la crisis no debe afectar a los compromisos de los Estados miembros con la Sanidad y la Investigación, al tiempo que han considerado que las dificultades económicas deben ser una "oportunidad" para potenciar las alianzas entre gobiernos y con la industria para avanzar.

Preguntado por si estas medidas son compatibles con los recortes en materia de Sanidad que se están anunciando en España, Dalli ha sido rotundo al afirmar: "La respuesta es afirmativa. Sí, tenemos que dar todos los recursos necesarios para estar seguros de proteger la salud de nuestros ciudadanos".

El comisario ha explicado que la salud de los ciudadanos es una cuestión "importantísima" para la Unión Europea y ha confiado en que sea una de las prioridades tanto de los Gobiernos nacionales como de las instituciones europeas.

Con todo, Dalli ha afirmado que los esfuerzos que Bruselas quiere pedir a los países de la UE para hacer frente al problema de la resistencia a los antibióticos se refieren a medidas que "a veces no suponen mucho dinero", sino que se refieren a mejoras en el control del uso de los medicamentos y a "educar" a médicos y pacientes y a veterinarios y agricultores y ganaderos contra el abuso de los antibióticos.