Publicado 25/01/2021 14:40CET

El Tribunal de Cuentas aprueba el informe de fiscalización sobre ingresos percibidos y gestionados por la AEMPS en 2018

La presidenta del Tribunal de Cuentas, María José de la Fuente, durante una sesión de la Comisión Mixta para las Relaciones con el Tribunal de Cuentas en el Congreso de los Diputados, en Madrid (España), a 10 de diciembre de 2020.
La presidenta del Tribunal de Cuentas, María José de la Fuente, durante una sesión de la Comisión Mixta para las Relaciones con el Tribunal de Cuentas en el Congreso de los Diputados, en Madrid (España), a 10 de diciembre de 2020. - EUROPA PRESS/E. Parra. POOL - Europa Press

MADRID, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Pleno del Tribunal de Cuentas ha aprobado el informe de fiscalización de los principales ingresos percibidos y gestionados por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, sobre la actividad económica desarrollada durante el ejercicio 2018.

Este Informe ha tenido como ámbitos objetivo, subjetivo y temporal los ingresos de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios obtenidos por la gestión, en 2018, de la denominada tasa por prestación de servicios y realización de actividades de la Administración General del Estado en materia de medicamentos, productos sanitarios, productos cosméticos y productos de cuidado personal; y por los servicios prestados a la Agencia Europea de Medicamentos, que constituyen los principales ingresos de la Agencia española.

El informe describen algunas deficiencias de gestión, entre las que destaca la relativa al procedimiento de recaudación de la tasa de los epígrafes de cobro periódico, en el que la falta de un sistema de alerta al sujeto pasivo sobre la obligación de efectuar el pago y de seguimiento de las autoliquidaciones no presentadas, propicia que se produzcan impagos no advertidos por la Agencia, que no eran reclamados.

Así, menciona algunos incumplimientos de la normativa entre los que cabe destacar que: un 10% de las solicitudes sujetas a la tasa se presentaron superando el plazo establecido, así como la falta de utilización de la vía ejecutiva para la recaudación de los impagos producidos, hecho que ha empezado a corregirse recientemente.

Asimismo, finaliza con un conjunto de recomendaciones, dirigidas esencialmente a la Agencia pero también al Ministerio de Sanidad y a la IGAE. Entre ellas propone la modificación de la normativa específica de la tasa; la introducción de un mayor detalle de la información contable y un mayor rigor en la imputación de los costes asociados a las actividades.

También aconseja la informatización de los procedimientos pendientes, procurando la gestión integral de la tasa de forma que exista interrelación automática entre las aplicaciones informáticas de las distintas unidades administrativas afectadas y cauces de comunicación y de traslado de la información; y el establecimiento de un procedimiento que permita solventar las deficiencias de la gestión de los epígrafes de cobro periódico.

La fiscalización es de carácter integral y, por tanto, sus objetivos han consistido en la comprobación del cumplimiento de la normativa aplicable, el análisis de la representatividad contable de las cuentas anuales y la valoración de los procedimientos de gestión, todo ello referido a los citados ingresos. Asimismo, se han abordado cuestiones relacionadas con las previsiones contenidas en las normativas sobre igualdad efectiva de mujeres y hombres, y sobre transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno.