El tratamiento de la hipertensión mejora a largo plazo la esperanza de vida

Actualizado 20/12/2011 18:52:17 CET
Tomarse La Tensión, Hipertensión
FLICKR/CAMPDARBY

MADRID, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los pacientes con hipertensión sistólica tratados con el diurético clortalidona durante 4,5 años, como parte de un ensayo clínico, tuvieron una tasa significativamente menor de muerte, y un aumento de la esperanza de vida libre de muerte cardiovascular -prolongada unos 20 años- en comparación con los pacientes que recibieron placebo, según un estudio publicado en la revista 'JAMA'.

La terapia con fármacos antihipertensivos disminuye los eventos cardiovasculares mortales y no mortales en ensayos clínicos controlados y meta-análisis; sin embargo, hasta el momento, no existían datos a largo plazo sobre el aumento de la esperanza de vida. John B. Kostis, de la Universidad de Medicina y Odontología de Nueva Jersey, y sus colaboradores, realizaron un estudio para examinar su efecto en la presión arterial y la esperanza de vida, analizando datos- a largo plazo- de la mortalidad de los participantes en el Programa de Hipertensión Sistólica en Ancianos (SHEP).

El estudio, aleatorizado y controlado con placebo, fue diseñado para evaluar el efecto del tratamiento con fármacos antihipertensivos (clortalidona) en la reducción del riesgo de ictus en pacientes con hipertensión sistólica aislada.

El intervalo de tiempo entre el inicio del análisis y la determinación de la muerte fue de aproximadamente 22 años (21 años y 10 meses). De los 4.736 participantes inscritos en el ensayo SHEP, 2.365 (un 49,9 por ciento) fueron asignados al azar a la terapia de tratamiento activo y 2.371 (un 50,1 por ciento) fueron aleatorizados para recibir placebo. El promedio de edad de los participantes fue de 72 años, un 57 por ciento eran mujeres y un 14 por ciento negros.

Al final del seguimiento, 2.851 de los 4.736 pacientes asignados al azar (un 60,2 por ciento) habían muerto, con 1.416 muertes (59,9 por ciento) en el grupo de tratamiento activo y 1.435 muertes (60,5 por ciento) en el grupo placebo.

Los investigadores observaron que la esperanza de vida era mayor en los participantes que fueron asignados aleatoriamente al grupo activo, en comparación con los asignados al grupo placebo; además, el grupo de tratamiento activo se asoció con una mayor supervivencia libre de muerte cardiovascular en comparación con el grupo placebo (669 muertes, frente a 735 muertes, respectivamente). Según los científicos, cada mes de terapia antihipertensiva aumenta en un día la esperanza de vida libre de muerte cardiovascular.