Los trasplantes de corazón entre grupos sanguineos incompatibles funcionan en menores de dos años, según un estudio

Actualizado 05/11/2007 19:15:06 CET

ORLANDO (ESTADOS UNIDOS), 5 Nov. (EUROPA PRESS/Cristina Sánchez) -

Los trasplantes de corazón entre individuos con grupos sanguíneos incompatibles pueden resultar eficaces y seguros en niños hasta los dos años de edad, según demuestra un estudio realizado por investigadores estadounidenses y presentado hoy en el congreso que la Asociación Americana de Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) celebra hasta el miércoles en Orlando (Florida). Este tipo de trasplante presenta una baja incidencia de rechazo grave y podría convertirse en una alternativa para optimizar el uso de estos órganos y reducir la mortalidad infantil.

La investigación, dirigida por el doctor Luca A. Vricella, jefe de trasplante de corazón en el departamento de Pediatría de las Instituciones Médicas Johns Hopkins en Baltimore (Estados Unidos), descubrió que los trasplantes de corazón a menores sin compatibilidad sanguínea "es tan seguro como realizarlo entre individuos con grupos sanguíneos compatibles y la supervivencia es similar en los dos grupos tres años después de la operación".

Según explicó el doctor Vricela, la práctica de trasplantes de corazón con donantes de grupos sanguíneos incompatibles podría reducir "al menos en un 20 por ciento" el número de niños que mueren mientras esperan a recibir un trasplante. "Además, esta nueva opción podría tener un enorme impacto en los menores que cualquier forma tenían un grupo de donantes posibles muy limitado", destacó.

El estudio examinó los datos de trasplantes de corazón en menores registrados por la red de trasplantes del país desde 1999 hasta este año. Entre los 591 que recibieron un nuevo corazón, 35 fueron de donante con grupo sanguíneo incompatible. La supervivencia en ambos grupos alcanzó el 75 por ciento tres años después de la operación.

Uno de los motivos clave por los que funciona esta nueva opción de trasplante es que entre los 12 y 14 meses de edad, los niños aún no tienen su sistema inmune desarrollado y no producen o lo hacen en poca cantidad, el anticuerpo conocido como isoaglutinina. Esto significa que no cuentan con anticuerpos que puedan oponerse al corazón del donante, por lo que el riesgo de rechazo es menor.