Trabajar muchas horas de pie embarazada puede afectar al tamaño del bebé

Actualizado 29/06/2012 17:28:23 CET
La Madre, Melania, Con Su Hija Estrella Recién Nacida
EUROPA PRESS/HOSPITAL VIRGEN DEL ROCÍO

MADRID, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un estudio realizado por investigadores de Rotterdam (Países Bajos) demuestra que los bebés nacidos de las mujeres que trabajaban más de 40 horas semanales o pasan muchas horas de pie tenían una circunferencia de cabeza un centímetro menor y un peso más bajo que los hijos de mujeres con menos de 25 horas semanales de ocupación laboral.

Las cabezas de los bebés al nacer son un centímetro (3%) más pequeñas que la media, lo que implica una tasa de crecimiento más lento, mientras que la bajada de peso oscila entre 148 y 198 gramos. Estas diferencias fueron más evidentes durante los últimos tres meses de embarazo, señalan los investigadores en la edición 'on line' en la revista 'Occupational and Environmental Medicine', de la que se hace eco la plataforma SINC.

Alrededor de cuatro de cada diez mujeres (el 38,5%) pasó mucho tiempo de pie y el 45,5 por ciento tenía que caminar bastante. Por otra parte, levantar objetos pesados era parte del trabajo del 6 por ciento, mientras que en torno al 4 por ciento trabajaba en turnos de noche. La mitad de las mujeres (47,5%) trabajaba entre 25 y 39 horas a la semana, mientras que casi una de cada cuatro (23%) trabajaba más de 40 horas.

Sin embargo, el trabajo físicamente exigente no se asocia con restricciones en el tamaño o peso al nacer ni con nacimientos prematuros. Es más, según los autores, "trabajar hasta las 34 ó 36 semanas de embarazo no tiene ningún impacto adverso sobre el desarrollo fetal".

"En general, las mujeres que trabajan tienen menos complicaciones durante el embarazo, defectos congénitos y muertes al nacer que las mujeres que no tienen empleo, pero que no es posible acabar con el riesgo que suponen algunos aspectos del trabajo", explican los autores.

Para el estudio se evaluó las tasas de crecimiento fetal mediante ultrasonidos de 4.680 madres desde el inicio del embarazo hasta el parto entre 2002 y 2006, así como las exigencias físicas de su trabajo: largos períodos de pie o caminando, carga de peso, turnos de noche y muchas horas de trabajo.