Actualizado 23/10/2012 14:33 CET

Todos los pacientes mayores de 40 años con hemofilia tienen entre una y tres articulaciones afectadas

Simposio Satélite: Hemofilia, estado actual y opciones futuras
JEAN CITE

MADRID, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

Todos los pacientes mayores de 40 años que padecen hemofilia tienen entre una y tres articulaciones seriamente afectadas, según han asegurado diferentes expertos durante la LIV reunión de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) y el XXXVIII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia (SETH), organizado por Novo Nordisk.

Se trata de una enfermedad catalogada como 'rara' que, en España, padecen aproximadamente 3.000 personas y que se caracteriza por el déficit de los factores VIII o IX de la coagulación, lo que impide que ésta se produzca correctamente y provoca hemorragias. Su complicación más común es la artropatía hemofílica, producida por los sangrados en las articulaciones (hemartros).

"El estado actual de la función articular de los pacientes con hemofilia, especialmente los de edad más avanzada, no es bueno. La mayor parte de ellos tiene afectada alguna de las seis articulaciones más importantes: codos, rodillas y tobillos. Esto conlleva un gran problema en su movilidad y calidad de vida", ha comentado el profesor de la Universidad de Valencia y médico adjunto de la Unidad de Hemostasia y Trombosis del Servicio de Hematología del Hospital Universitario La Fe de Valencia, Felipe Querol.

Respecto a los pacientes menores de edad, los expertos han comentado que actualmente alrededor del 85 por ciento de los niños con hemofilia tienen la oportunidad de actuar sobre las secuelas articulares a través del tratamiento en profilaxis combinado con fisioterapia. No obstante, Querol ha alertado de que todavía hay aproximadamente un 15 por ciento de pacientes pediátricos "con problemas" y, especialmente, con artropatía en alguna de sus articulaciones.

LA IMPORTANCIA DE LA ATENCIÓN MULTIDISCIPLINAR

Con el objetivo de prevenir posibles complicaciones en los pacientes con hemofilia, los participantes en el simposio han reclamado la necesidad de que se les preste una atención multidisciplinar y han destacado la importancia que tiene que se forme a los profesionales sanitario en el tratamiento de esta enfermedad.

"Al formar a los profesionales, se les ayuda en su práctica clínica diaria pero, además, a través de ellos, se transmite el conocimiento adecuado a los pacientes. Y es que, el paciente bien informado sobre su enfermedad va a tener menos complicaciones. Si, junto a su entorno más cercano, sabe cómo afrontar determinadas situaciones mediante una actuación rápida y eficaz, podrá prevenir también la pérdida de la movilidad de una articulación", ha comentado el doctor de la Unidad de Trombosis y Hemostasia del Servicio de Hematología del Hospital Universitario de Salamanca, José Ramón González.

Respecto a los tratamientos, el jefe de Sección de la Unidad de Hemostasia del Hospital Universitario La Paz de Madrid, Víctor Jiménez, ha asegurado que existen nuevas vías de investigación encaminadas a aumentar la seguridad y eficacia de las terapias, a través de la reducción del desarrollo de "inhibidores" y del aumento de la "vida media de los fármacos".

Y es que, los pacientes con hemofilia requieren medicación intravenosa, que hay que administrar con bastante frecuencia, entre dos y tres veces por semana. "Si se consigue alargar la vida media del factor administrado, posiblemente mejore la adherencia al tratamiento, lo que se traducirá en un éxito mayor en la profilaxis de complicaciones articulares", ha zanjado Jiménez.