'The Lancet' publica un estudio que aporta nuevos datos para reducir las muertes por sangrado en traumatizados graves

Actualizado 01/07/2010 16:27:16 CET
EP

SEVILLA, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

La prestigiosa revista 'The Lancet' acaba de publicar en su edición 'on line' los resultados de una investigación internacional, en la que ha participado la Unidad de Cuidados Críticos y Urgencias del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, que arroja nuevas evidencias para reducir las muertes por sangrado en traumatizados graves.

Este estudio, que se ha prolongado por cuatro años y que se ha denominado 'CRASH-2', concluye que la administración urgente de ácido tranexámico (ATX), un fármaco ya comercializado como antihemorrágico en cirugía, reduce la mortalidad y las complicaciones de los traumatismos en relación con grandes sangrados, según informó este jueves el citado hospital sevillano que ha participado en la investigación.

El CRASH-2, financiado por el Programa de Evaluación de Tecnologías Sanitarias del Reino Unido (UK NIHR Health Technology Assessment Programme), es una investigación clínica aleatoria a gran escala que ha evaluado a lo largo de cuatro años a más de 20.000 pacientes adultos, en 274 hospitales de 40 países.

Según los datos recabados, cada año se evitarían hasta 100.000 muertes por sangrado traumático en todo el mundo, sin evidencia de aumento de efectos adversos por coagulaciones no deseadas.

La mortalidad general de los pacientes estudiados se redujo con el tratamiento propuesto por los investigadores del 16 al 14,5 por ciento, mientras que la relacionada directamente con hemorragias bajó del 5,7 al 4,9 por ciento.

Se trata del primer estudio de ácido tranexámico en pacientes traumatizados, un antifibrinolítico ya estudiado a pequeña escala en pacientes con riesgo de sangrado en cirugía mayor. Aunque el ácido tranexámico favorece el proceso de coagulación, tiene posibles efectos adversos, como la formación de coágulos no deseados en la circulación del corazón, los pulmones o el cerebro.

Además de los efectos del fármaco sobre la mortalidad, se han evaluado los eventos oclusivos vasculares (infarto de miocardio, accidente cerebrovascular y embolia pulmonar) y la necesidad de transfusiones de sangre en estos pacientes.

En el estudio se incluyeron a pacientes adultos con lesiones traumáticas graves que tuvieran un sangrado significativo o se encontraran con riesgo de sangrado significativo dentro de las primeras horas de la lesión.

Los pacientes fueron asignados en forma aleatoria a recibir placebo o una inyección de un gramo de ácido tranexámico en forma inmediata al llegar al hospital, seguido de un gramo de ATX por goteo durante ocho horas. Los investigadores estudiaron el número de muertes en el hospital dentro de las cuatro semanas de la lesión en los dos grupos.

Para la jefe de Urgencias del Hospital de Rehabilitación y Traumatología del complejo Virgen del Rocío, la doctora Ángeles Muñoz, esta investigación supone uno de los avances más importantes en el tratamiento de los traumatizados de los últimos años. En el área asistencial que dirige se atienden anualmente en torno a 70.000 urgencias por traumatismos.

En el ámbito mundial, alrededor de tres millones de personas mueren como resultado del trauma, muchos de ellos después de llegar al hospital. Dentro de este último grupo, la hemorragia es una causa común de muerte, representando aproximadamente la mitad de las muertes intrahospitalarias en pacientes con traumatismos.