Actualizado 04/08/2011 18:01:03 +00:00 CET

Las terapias agresivas ayudan a la aparición de las 'superbacterias'

Píldoras, medicamentos, fármacos
KATY WARNER/WIKIMEDIA COMMONS

MADRID, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

Las terapias farmacológicas agresivas ayudan a la evolución de las denominadas 'superbacterias', según una investigación desarrollada por investigadores estadounidenses y publicada en el último número de 'Proceedings of the National Academy of Sciences'. Sus resultados elevan la preocupación sobre el uso de este tipo de terapias para tratar enfermedades como la malaria o el cáncer.

Los autores de este trabajo, de la Queen's University y la Pennsylvania State University, han señalado que, aunque el primer objetivo de un tratamiento farmacológico debería ser hacer y mantener al paciente sano, el sistema inmune de los pacientes también necesita poder funcionar.

Según uno de los coautores de la investigación, Troy Day, experto en Biología Matemática de la Queen's University, "la estrategia universalmente aceptada de emplear medicación agresiva para acabar con todos los patógenos diana de una enfermedad tiene la problemática consecuencia de generar patógenos resistentes".

Estos investigadores sugieren varias estrategias para enfrentar el reto de los patógenos multirresistentes, entre las que se incluye el actual conocimiento base, descubrir alternativas efectivas para ralentizar la expansión de los patógenos resistentes de persona a persona y crear planes para prevenir mutaciones resistentes.

El gran fármaco contra la malaria del último siglo, la cloroquina, es un ejemplo perfecto de medicación agresiva que lleva al crecimiento de patógenos resistentes. Desde que los parásitos de la malaria resistentes no tienen que competir con los parásitos que fueron eliminados por el agresivo plan de tratamiento con cloroquina, los parásitos resistentes han experimentado un avance evolutivo. Así, la cloroquina es en la actualidad un tratamiento inútil en la mayor parte de África.

"Tal y como están las cosas, no existe ninguna investigación que pueda decirnos cuál es la estrategia de tratamiento óptima para mantener la eficacia de los fármacos y mitigar la aparición de resistencias", admite Day, para quien, "aunque a veces se requieran tratamientos fuertes, es necesario ser claros sobre cuando y porque deberían emplearse estas estrategias, teniendo en cuenta que su uso genera claros problemas respecto a las resistencias".