La terapia de reemplazo hormonal mejora la función muscular en posmenopáusicas

Actualizado 01/05/2013 23:51:15 CET
EUROPA PRESS

MADRID, 1 May. (EUROPA PRESS) -

La terapia de reemplazo hormonal (TRH) mejora significativamente la función muscular, hasta el nivel de la fibra muscular, en las mujeres posmenopáusicas, según los resultados de un estudio publicado este miércoles en 'The Journal of Physiology'.

Algunos estudios publicados en la última década han lanzado publicidad negativa en torno a la TRH, un tratamiento usado para aliviar los síntomas de la menopausia, por lo que muchas mujeres son reticentes a usarlo, pero esta investigación ofrece un resultado positivo de esta terapia.

En estudios previos sobre el control de velocidad de la marcha y el salto de altura, se ha sugerido que la TRH reduce el impacto del declive relacionado con la edad de la masa muscular y la fuerza. Este nuevo estudio es el primero en explorar estos efectos a nivel celular y molecular, gracias a que el equipo de investigación observó pares de gemelas idénticas posmenopáusicas, de las cuales sólo una de cada par estaba recibiendo terapia de reemplazo hormonal, con el fin de descartar diferencias genéticas, y luego se realizó un examen minucioso de las biopsias musculares tomadas de ellas.

El doctor Lars Larsson, del Hospital Universitario de Uppsala de Suecia, quien dirigió el estudio, dijo: "Hemos encontrado que a pesar de que las fibras musculares individuales no cambian de tamaño, los músculos de las usuarias de TRH mostraron una mayor resistencia mediante la generación de una fuerza máxima más alta en comparación con aquellas sin TRH. Se cree que el uso de terapia de reemplazo hormonal, al menos en parte, reduce modificaciones de las proteínas contráctiles del músculo que están vinculadas al envejecimiento".

"TRH también se asocia con una organización más eficiente de los mionúcleos, que son componentes esenciales para la función de la fibra muscular. En usuarias de la terapia de reemplazo hormonal, la diferente disposición de mionúcleos optimiza el transporte de proteínas a nivel celular que conduce a la mejora de la función muscular", agrega el director del estudio.

"Las caídas y las lesiones relacionadas conlas caídas son comunes entre las personas de edad avanzada, con consecuencias socioeconómicas importantes para los individuos y la sociedad, y las mujeres se ven más afectadas que los hombres debido a la disminución en la producción de la hormona sexual femenina", prosigue este experto, para quien los resultados del estudio abren nuevas posibilidades para futuras intervenciones farmacológicas destinadas a aumentar la masa muscular y la función en la vejez, así como mejorar la calidad de vida.