Actualizado 26/06/2013 9:12:26 +00:00 CET

Las tasas de mortalidad por enfermedades del corazón siguen disminuyendo en la mayor parte de la UE

Corazón
ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE IMAGEN CARDÍACA

MADRID, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las tasas de mortalidad por enfermedades del corazón en la Unión Europea se han reducido más de la mitad en muchos países desde la década de 1980, según un nuevo estudio publicado en la edición online de 'European Heart Journal'. En la mayoría de los países, se han registrado reducciones en curso constante de las tasas de mortalidad por enfermedades del corazón en ambos sexos y grupos de más edad, en particular entre los jóvenes, a pesar del aumento de la obesidad y la diabetes durante este tiempo, pero las patologías del corazón siguen siendo una causa principal de muerte en Europa.

Los autores del estudio dicen que su análisis muestra poca evidencia de la hipótesis de que la reducción en las muertes por enfermedad cardiaca coronaria (CHD) podría estar empezando a estabilizarse entre los jóvenes de la UE en su conjunto como beneficio de la reducción de las tasas de tabaquismo, ya que hay un aumento en la obesidad, la diabetes y otros factores de riesgo para la enfermedad cardiaca.

Sin embargo, hubo una variación significativa entre los distintos países, con una estabilización e incluso un aumento en las muertes por enfermedades del corazón entre algunos grupos de edad en algunos países. Las cifras absolutas de muertes por patologías cardiacas siguen siendo elevadas, incluso en los países que muestran tendencias a la baja alentadoras en la mortalidad.

"Está claro que hay algunos países en los que las tendencias son motivo de preocupación, donde las tasas globales de reducción de la mortalidad por enfermedad coronaria parecen haber disminuido, y un pequeño número de países en los que han comenzado a aumentar de forma significativa en los últimos años o décadas en subpoblaciones más jóvenes", dijo la doctora Melanie Nichols, investigadora asociada del Grupo de Investigación Británica del Corazón de la Fundación de Promoción de la Salud de la Universidad de Oxford (Reino Unido), que ahora trabaja como investigadora en la Universidad de Deakin, Australia.

"Además, hay que destacar que la enfermedad cardiovascular sigue siendo la principal causa de muerte en Europa y es importante que sigamos centrando los esfuerzos en la prevención primaria, incluyendo la reducción del tabaquismo, mejorar la dieta y los niveles de actividad física", agrega esta experta, quien, junto a sus colegas de Oxford, analizó las tendencias de la mortalidad por enfermedad coronaria entre 1980 y 2009 en ambos sexos y cuatro grupos de edad: menores de 45, 45-54, 55-64 y 65 años y más.

Estos investigadores encontraron que casi todos los países de la UE tuvieron una disminución grande y significativa en las tasas de mortalidad por enfermedades del corazón en las últimas tres décadas, tanto en hombres y mujeres en todas las edades. Dinamarca, Malta, Países Bajos, Suecia y Reino Unido tenían los mayores descensos en la mortalidad para ambos sexos durante este tiempo.

INCREMENTO EN EL CASO DE LOS HOMBRES EN RUMANÍA

Las excepciones a estas disminuciones significativas fueron entre los hombres en Hungría, Letonia, Lituania y Polonia, donde los descensos eran pequeños y no estadísticamente significativos, y en Rumania, donde se produjo un aumento pequeño y estadísticamente significativo. Entre las mujeres, se encontraron disminuciones no significativas en Grecia, Hungría, Lituania, Polonia, Rumania y Eslovaquia.

Hubo algunas pruebas de que las tendencias a la baja estaba empezando a estabilizarse en hombres y mujeres menores de 45 entre en Italia, Letonia, Lituania y Reino Unido; en el caso de los hombres en Polonia y Eslovaquia, y entre las mujeres en la República Checa y Francia. En el grupo de edad de 45-54 años, no había evidencia de un posible estancamiento en ambos sexos en Letonia y Reino Unido, y también entre las mujeres en Lituania y entre los hombres en Suecia, Austria, República Checa y Eslovaquia. En Grecia, las mujeres 45-54 años de edad mostraron un aumento constante y significativo en las tasas de mortalidad.

"En general, en toda la UE, las tasas de muerte por enfermedad coronaria han seguido disminuyendo en la mayoría de los grupos de edad, aunque en gran parte de los países hay algunas excepciones y aún quedan grandes disparidades en toda Europa, tanto en las tasas absolutas de muerte por enfermedades del corazón como en las tasas de mejora", explica Nichols.

"En un pequeño número de países, existe alguna evidencia de que la tendencia decreciente puede perder fuerza, incluso entre los grupos de edad más jóvenes, probablemente debido al aumento de los factores de riesgo como la obesidad y la diabetes. Estos países están, sin embargo, claramente en la minoría", dice la investigadora principal del estudio.

En su artículo, los autores señalan que el aumento de los factores de riesgo de enfermedad cardiaca coronaria, como el tabaquismo, la obesidad y la diabetes, todavía podrían tener un impacto en las tasas de mortalidad en los próximos años. "Este efecto, sin embargo, no está todavía claro en toda la UE y es posible que todavía haya tiempo para acciones políticas de salud pública y para que las actuaciones tengan un impacto en estos factores de riesgo", escriben.

"Es crucial que la investigación futura siga vigilando las tendencias de los factores de riesgo de cardiopatía coronaria y la mortalidad en toda la UE y examine las relaciones entre los factores de riesgo prevenibles y las enfermedades del corazón entre los adultos más jóvenes que indiquen un potencial estancamiento de las tendencias de mortalidad por cardiopatía isquémica en los grupos de edad más jóvenes", siguen los investigadores.

Nichols matiza que sus resultados podrían verse afectados por las diferencias en la forma en que los países registran los datos. Además, los investigadores no fueron capaces de analizar cualquiera de las razones de las diferencias entre los países o de trazar vínculos entre los resultados y las posibles causas de los países.