El tabaco incrementa un 35% el riesgo de sufrir cáncer de riñón frente a los no fumadores

Actualizado 03/01/2007 16:30:04 CET

MADRID, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

El tabaco incrementa un 35% el riesgo de sufrir cáncer de riñón frente a los no fumadores, según manifestó hoy el doctor del Grupo de Urología Oncológica de la Asociación Española de Urología (AEU) y especialista del Servicio de Urología del Hospital Virgen de las Nieves de Granada, José Manuel Cózar. Este tipo de cáncer es el tercer tumor urológico más frecuente tras el de próstata y vejiga entre la población comprendida entre los 50 y los 75 años.

Aparece en el doble de hombres que de mujeres y aunque no se conocen las causas, Cózar señaló que la enfermedad tiene un componente hereditario, "algunas familias poseen una alteración genética que se asocia con un desarrollo más frecuente de este tipo de cáncer" explicó. Estudios epidemiológicos han demostrado, según informó el experto, que la incidencia puede aumentar de dos a tres veces en adultos con historia familiar de esta enfermedad.

A parte del tabaco, también son factores de riesgo aquellos asociados a la dieta y los estilos de vida como son la obesidad y el alto consumo de dietas saturadas, y por otras determinadas condiciones laborales (personas que trabajan con pinturas, disolventes, o sustancias como el cadmio o el asbesto) y ambientales.

Según informó Cózar, en los últimos años se ha producido un importante avance en las técnicas de imagen que han facilitado el diagnóstico de este tumor haciendo que sea posible su detección en fases más tempranas. En el 70% de los casos se diagnostica en fases en las que aún es posible la curación, aunque "la mayor o menor supervivencia del paciente dependerá de la fase en que se detecte la enfermedad y de la gravedad de la lesión local cuando se produce el diagnóstico", según matizó.

Los expertos señalan que este tumor tiene un comportamiento biológico totalmente impredecible, "en cualquier momento puede producirse una metástasis, incluso en tumores pequeños confinados al riñón". Sin embargo el doctor Cózar aclara que cuando se produce metástasis a los cinco años sólo sobrevive un 10 ó 20por ciento de los pacientes. Otro factor pronóstico clave es el estado general del paciente, "a medida que el paciente acumula factores de mal pronóstico la supervivencia estimada va reduciéndose", señaló.