Suiza.- La OMS propone patentes farmacéuticas económicas para los países pobres gestionadas por los propios gobiernos

Actualizado 05/11/2007 14:48:00 CET

GINEBRA, 5 Nov. (EP/AP) -

La Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió a los países miembros que se reunan para buscar nuevas vías para realizar medicinas contra el VIH/sida y otras enfermedades más accesibles para los países más pobres sin disminuir la creciente innovación de las grandes compañías farmacéuticas.

Los 193 miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) desean sostener una estrategia global en los departamentos más importantes de fármacos, para patentarlos y ponerles un precio más adecuado para antes de que termine la semana.

"La gente no debería denegar el acceso a los tratamientos que salvan vidas o promueven la salud por innumerables razones", dijo Margaret Chan, director general de la OMS, en la apertura de la agencia encargada del asunto desde mayo, cuando los Estados Unidos negociaron el asunto y se abstuvieron del mismo.

Chan dijo que estaba segura de que "los precios de las medicinas y otros productos pueden llegar a ser prohibitivos, bloqueando el acceso a ellos y al cuidado del enfermo", pero añadió que la sanidad pública necesita modernizarse.

"No hay suficientes tratamientos y medicamentos para prevención, creando urgentemente en la población la necesidad de acudir a medicinas de cura o tratamiento", comentó en la rueda de prensa en Ginebra. "Hemos visto este problema sobre todo en enfermos de VIH/sida. También lo hemos visto con enfermedades muy resistentes a los tratamientos como la tuberculosis, más costosa y difícil de tratar".

Bajo las reglas de la OMS, los países pueden comercializar supuestas "licencias obligatorias" para asemejarse a las patentes verdaderas, pero sólo después de negociar con los dueños de la patente y dándoles una adecuada compensación. Si declaran una emergencia sanitaria pública, los gobiernos pueden saltarse las negociaciones.

Brasil y Tailandia han pedido la importación de genéricos para fármacos americanos contra el Sida, además de otras medicinas, para tratar pacientes cuya resistencia a los antiguos antivirales no eran la adecuada y necesitaban tratamientos más caros.

Las actuaciones de Brasil y Tailandia fueron aplaudidas por las organizaciones sanitarias pero criticadas por las compañías farmacéuticas. En este aspecto, Estados Unidos situó a Tailandia en una lista de países que crean problemas a las compañías norteamericanas con respecto a sus derechos de patente. Los países de esta lista están bajo observación y pueden hacer frente a sanciones si la violaciones de estos derechos persisten.

La organización internacional Oxfam opinó que estas licencias obligatorias nunca saldrán a la luz ya que las compañías presionarán a los gobiernos para que actúen en beneficios suyo. Según la organización, unas estadísticas de la propia OMS exponen que el 74% de los tratamientos para el Sida están bajo monopolio y que el 77% de los africanos no tienen ningún acceso posible a este tratamiento.