Actualizado 24/01/2008 18:26:56 +00:00 CET

Soria dice que el primer proyecto de clonación terapéutica supone "un paso irreversible" en la investigación en España

MADRID, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, aseguró hoy que la aprobación del primer ensayo de clonación terapéutica por parte de la Comisión de Seguimiento y Control de la Donación y Utilización de Células y Tejidos, que llevará a cabo el Centro de Investigación Príncipe Felipe en Valencia, supone "un antes y un después", un "paso irreversible" en la historia de la investigación en nuestro país.

Además, en declaraciones a Europa Press, el ministro se mostró "satisfecho" de que este primer proyecto para la creación de células madre por trasferencia nuclear con fines terapéuticos, proceso conocido como clonación terapéutica, se vaya a desarrollar en la Comunidad Valenciana, la región donde se le "impidió" trabajar con células madre en su etapa de investigador y donde gobierna el PP, el partido que votó contra la Ley Biomédica y que ahora se acoge a ella.

A su juicio, el hecho de que este tipo de proyectos vayan a comenzar a realizarse en una comunidad autónoma gobernada por el PP "resuelve el tema" y lanza a los ciudadanos el mensaje claro de que con este "paso ya irreversible", se cierra "el periodo en el que en España se impedía investigar para abrir otro en el que se promueve".

"Es el final de un ciclo, de un recorrido en un proceso en el que España abandona esos periodos en los que se impedía investigar para promover la investigación. Es una muestra también de cómo el Gobierno hace posible la investigación en todas las comunidades autónomas, independientemente de su color político", indicó, recordando que el PP votó en contra de la Ley Biomédica y ahora "la utilizan".

"SIN COLOR POLÍTICO"

Señaló que los ciudadanos "tienen que saber" que la aprobación de este proyecto es "un paso irreversible" que marca "un antes y un después" en la historia de la investigación en España y manifestó que aunque "no se cierren los debates" sociales sobre este tema que despierta "la sensibilidad de cierto sector de la población", los españoles en su mayoría están "a favor de estas propuestas" que, recalcó Soria, "nunca deberían haber tenido color político".

Reconoció que "le resulta difícil" hablar de estos temas "sin tener comentarios sobre la doble moral con la que se juzgan ese tipo de propuestas" o "con las que se le juzgó" al él mismo cuando lo propuso como investigador, motivo por el que la entonces ministra de Sanidad, Celia Villalobos, le abrió un expediente sancionador.

Expresó su disconformidad con aquellos que quieren acabar con la investigación con células madre embrionarias argumentando que ya no hace falta usar embriones porque se pueden conseguir a partir de piel humana porque, a su entender, a la ciencia hay que acercarse "con ojos de científico y no con perspectivas basadas en creencias o ideologías".

"Quienes quieren cerrar el debate diciendo que esto ya resuelve todo lo hacen desde una perspectiva más ideológica que científica. Necesitamos que las puertas sigan abiertas para investigar y conseguir conocimiento con la garantía que da el gobierno de que ese conocimiento persigue ayudar a los pacientes", aseveró.

El ministro reconoció que la Ley Biomédica como cualquier norma, "no puede prever" todos los avances científicos que se puedan producir y señaló que para analizar propuestas no contempladas por la ley, se ha creado el Comité de Bioética de España. "Pretender que los legisladores conozcan lo que se va a descubrir dentro de dos años o 10 años es inútil e imposible", acotó.