Actualizado 13/05/2010 18:55 CET

Sólo uno de cada diez aspirantes a donar semen resulta apto

MADRID, 13 May. (EUROPA PRESS) -

Los hombres que quieren donar su semen deben contar con una calidad espermática alta y superar unos "estrictos requisitos" antes de considerarse aptos para hacerlo y, de hecho, sólo un 10 por ciento de los aspirantes consigue finalmente someterse a esta donación, según asegura la clínica de reproducción asistida Ginefiv.

De este modo, entre las condiciones más generales está tener entre 18 y 35 años, no presentar antecedentes personales o familiares de enfermedades hereditarias graves, no ser portador de enfermedades de transmisión sexual y superar también un test psicológico.

Junto a estos requisitos, el donante debe tener una alta calidad espermática --medida por una concentración de espermatozoides por mililitro superior a 50 millones-- con un avance de al menos un 50 por ciento de estos espermatozoides "de forma recta y rápida". Igualmente, el volumen de eyaculado superior a 2 mililitros y una morfología del espermatozoide adecuada que, según los criterios de la Organización Mundial de la Salud (OMS), debe ser simétrico, liso, oval, con la cola recta, el núcleo fijo y de color transparente.

Aunque hasta hace poco tiempo los donantes de esperma acudían a las clínicas de reproducción asistida por una motivación económica, el coordinador de laboratorio de Ginefiv, Vicente Badajoz, asegura que "hay una clara tendencia en los últimos años de hombres a los que les mueve un motivo altruista a la hora de donar semen, como tener amigos o familiares con problemas de esterilidad".

Sin embargo, los aspirantes a donantes deben tener en cuenta que es muy frecuente no ser elegido para donar, algo que no implica ser infértil, sino "sólo que la calidad debe ser la máxima para lograr la fecundación de la pareja a la que vas a ayudar".

De hecho, gracias a los análisis que hacen en estas clínicas, Ginefiv asegura que la calidad del semen ha decaído en los últimos años, "debido, en gran medida, al ajetreado ritmo de vida", explica Ginefiv en un comunicado.

Según advierten desde este centro, el estrés, los horarios prolongados de trabajo, la contaminación ambiental, la exposición al calor, los aditivos alimenticios, el alcohol, el tabaco e incluso el uso de ropa interior ajustada, son sólo algunos factores que debilitan la calidad espermática, lo que provoca que cerca de 800.000 parejas infértiles que existen en España un 40 por ciento lo sean por causa masculina.