Actualizado 20/04/2010 12:47:33 +00:00 CET

Sólo el 10% de la población europea es consciente del impacto nocivo de los rayos UV en los ojos, según un estudio

Un 88% de los españoles les molesta el deslumbramiento, un 83% es sensible a la luz brillante y un 70% tiene molestias de forma habitual en los ojos

MADRID, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los europeos son conscientes de los principales efectos negativos que la radiación ultravioleta ejerce sobre la salud, especialmente sobre su piel, sin embargo sólo el 10 por ciento de la población conoce el impacto nocivo de los rayos UV en los ojos, según el Estudio sobre la Salud Visual de los Europeos realizado por Transitions Optical.

En el caso de los españoles, un 87 por ciento de la población no es consciente de que una sobre exposición a la radiación UV puede provocar daños en la vista o incluso llegar a causar enfermedades oculares como cataratas, conjuntivitis o glaucomas, entre otros.

Además, un 18 por ciento de los encuestados españoles confiesa no tomar ningún tipo de medida para proteger sus ojos de la radiación ultravioleta, datos que sorprenden si se tiene en cuenta que los españoles son los europeos que más horas pasan en espacios exteriores (31 horas) sólo por detrás de los portugueses que pasan una media de 40 horas a la semana.

Por otra parte, el 81 por ciento de los europeos afirman que es necesario realizarse la primera revisión visual antes de los 6 años de edad. En cambio, cuando se les pregunta por qué motivo se hicieron su primera revisión visual, el 49 por ciento afirma que lo hizo porque sintió algún tipo de problema para ver correctamente.

En el caso de los españoles, el 46 por ciento afirma que la primera revisión visual es necesaria hacérsela antes de los 6 años a pesar de que, según se demuestra en el estudio, la edad real en la que se realizan una revisión visual es a los 22 años.

España es el país que ha presentado un mayor porcentaje de niños que utilizan sistemas de corrección visual (42%) muy por delante de otros como Países Bajos (27%) o Gran Bretaña (25%). Aunque, en Europa al menos un 34 por ciento de los hijos actualmente dependientes de sus padres hacen uso de algún tipo de corrector visual (gafas, lentillas o ambos).

A la hora de conocer quién ha sido el responsable de detectar un posible problema ocular de los hijos, el 37 por ciento de los padres españoles reconocen ser ellos mismos, seguidos de los propios niños (27%), los oftalmólogos u optometristas (19%) y los profesores (9%).

Respecto a las precauciones para proteger los ojos de sus hijos del sol, el 23 por ciento de los encuestados con hijos afirmó no tomar ninguna precaución, un porcentaje muy elevado si se compara con Alemania (16%) o Gran Bretaña (12%).

ESPAÑA, EN LA MEDIA DE BIENESTAR VISUAL

Según el estudio, la mayoría de los ciudadanos de los países participantes tienen unos índices de bienestar visual medios o bajos, sólo Gran Bretaña (62 puntos sobre 100) y los Países Bajos (53 puntos sobre 100) tienen un buen índice de bienestar visual y ninguno alcanza el grado de excelente. España junto con Alemania coinciden con la media europea (48 puntos sobre 100).

Más del 25 por ciento de los encuestados europeos afirman sentir frecuentemente deslumbramiento o incomodidad en los ojos cuando perciben una luz intensa, en el caso de Portugal y Francia este porcentaje se incrementa hasta el 52 por ciento y 42 por ciento, respectivamente. Los españoles se sitúan cerca de la media europea (30%) con un 29 por ciento de afirmaciones a este respecto.

En el caso concreto de la población española, un 89 por ciento afirma sentir estrés ocular producido por las pantallas de la televisión, ordenador u otras y un 63 por ciento afirma tener dolores de cabeza como consecuencia del estrés ocular.

Asimismo, la mayoría de la población está preocupada por saber cómo evolucionará su vista con el paso de los años (89%) y tiene miedo de que su vista se esté deteriorando (84%). Además, a un 88 por ciento de los españoles les molesta el deslumbramiento, un 83 por ciento es sensible a la luz brillante y un 70 por ciento siente molestias de forma habitual en los ojos.