Las sociedades científicas de Pediatría denuncian al Defensor del Pueblo la "insostenible precariedad" laboral en Madrid

Los pediatras de AP rechazan aumentar un año más la especialidad y prolongar la
PIXABAY/ SEMEVENT - Archivo
Publicado 01/04/2019 11:49:23CET

MADRID, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Madrileña de Pediatría de Atención Primaria (AMPap), la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), la Asociación Española de Pediatría Extrahospitaria y Atención Primaria (SEPEAP), la Sociedad de Pediatría de Madrid y Castilla la Mancha (SPMyCM), y la Asociación Española de Pediatría (AEP) han remitido una carta al Defensor del Pueblo, al Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, a la presidencia del Colegio de Médicos y a la Gerencia de Atención Primaria del Área Única de Salud de Madrid, para denunciar la "insostenible y peligrosa precariedad" laboral que hay en la Comunidad de Madrid.

En la misiva, las organizaciones han lamentado el "déficit" de recursos a los que se enfrentan los pediatras de forma cada vez más frecuente y crónica, recordando que el paciente es el "gran perjudicado" de esta gestión. "El déficit de pediatras en el primer nivel asistencial hace que la sobrecarga actual en Pediatría de Atención Primaria sea insostenible. Existen plazas vacantes, así como reducciones de jornada y bajas de larga duración sin cubrir de forma sostenida", ha dicho el presidente de AMPap, Guillermo Martín Carballo.

Esto, prosigue, disminuye la calidad asistencial y aumenta el riesgo de cometer errores, además de provocar problemas de salud física y psíquica en los profesionales. Al mismo tiempo, estas condiciones "desmotivadoras" dificultan la incorporación de pediatras a este ámbito asistencial.

Asimismo, en la misiva se ha puesto de manifiesto que no existe un límite de pacientes por profesional y día, por lo que, ante las ausencias por bajas o vacaciones de compañeros, se "multiplica" la cantidad de pacientes que deben ser atendidos por cada profesional. Un hecho que, según han avisado, implica una "disminución" del tiempo disponible para cada paciente, aumentando el riesgo de cometer errores en una población especialmente vulnerable.

Por otro lado, han denunciado que la presión asistencial va en detrimento de otras actividades fundamentales en Atención Primaria como, por ejemplo, la educación para la salud y salud comunitaria, la docencia, la investigación, la aplicación de nuevas técnicas diagnósticas y la formación.

"La presión conlleva que los pediatras no puedan asegurar una atención correcta al paciente con dedicación del tiempo necesario para su evaluación, diagnosis y prescripción", han dicho las asociaciones, para recordar que la propia Ley de Presupuestos Generales de la Comunidad de Madrid de 2016 establece como objetivo un tiempo medio dedicado por paciente de Pediatría de 14,40 minutos, lo que corresponde con una atención de 20,8 pacientes diarios, "ampliamente sobrepasada en las consultas".

Además, los pediatras han señalado también que la tensión y el estrés que sufren muchos pediatras de Atención Primaria (Atención Primaria) puede degenerar en dolencias tanto físicas como psíquicas, y han avisado de que las administraciones públicas son las responsables de los daños físicos y psíquicos derivados de la sobrecarga asistencial.

"Es contrario a la ética obligar al médico a ejercer su profesión en las condiciones denunciadas. Si ésta se deriva de la excesiva presión y carga de trabajo, hay que responsabilizar de sus consecuencias a la administración sanitaria. El paciente es el gran perjudicado de esta situación, pues se vulneran todos los derechos a una adecuada atención sanitaria, esgrimidos en la Constitución", han zanjado.

Contador

Para leer más