Actualizado 10/10/2011 15:03 CET

La Sociedad Española de Hipertensión recomienda el uso de la MAPA por ser de "gran precisión"

MADRID, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Sociedad Española de Hipertensión (SEH-LELHA), la doctora Nieves Martell, ha resaltado que la monitorización ambulatoria de la presión arterial (MAPA) es una técnica de "gran precisión" que evita el sobrediagnóstico y el infradiagnóstico. Precisamente, durante este lunes se celebra el Día Nacional de la Hipertensión.

La doctora ha destacado que está técnica "ofrece parámetros diferentes" en relación con la toma de presión en el ambulatorio, puesto que cuando un médico mide la presión arterial al paciente en la consulta, surge la denominada reacción de alerta, caracterizada por un incremento de los valores de tensión que conduce a errores de medición y distorsiona el diagnóstico.

"En comparación con las mediciones convencionales, la MAPA permite determinar la presión sanguínea, los períodos de aparición más frecuentes de valores altos y el diagnóstico del fenómeno de la bata blanca --que provoca hipertensión y de esta manera el sobrediagnóstico-- o la hipertensión enmascarada -- característica de los medios tradicionales y que genera el infradiagnóstico--, ha precisado Martell.

La doctora ha subrayado además que la MAPA es un método "no invasivo", "totalmente automático" y de "gran precisión" a la hora de caracterizar el perfil hemodinámico de un sujeto en diferentes períodos.

El equipamiento estándar de la MAPA consta de un manguito, un pequeño monitor que el paciente lleva adosado en la cintura y un tubo que conecta el manguito con el monitor. Durante una sesión de MAPA, la presión arterial se mide cada 15-30 minutos durante un periodo de 24 horas, incluyendo horas de vigilia y sueño. Los datos de lectura se almacenan en un monitor y posteriormente son descargados al ordenador mediante un programa informático específico del dispositivo. El 'software' correspondiente permite el procesamiento estadístico de los datos. Los monitores de MAPA deben cumplir una serie de requisitos técnicos y estar validados por los organismos correspondientes.

"La recomendación es que el paciente anote en una hoja de diario las actividades básicas que realiza durante el día, así como la hora a la que se va a dormir y la hora a la que se despierta. Para evitar la ansiedad de los pacientes respecto a las medidas y los resultados, se desactivará el visto del aparato durante el registro para impedir que puedan ver el resultado de las lecturas", ha explicado Martell.

Con el fin de optimizar los resultados obtenidos con la MAPA, se ha creado una plataforma tecnológica, Cardiorisc, que cuenta con el respaldo de SEH-LELHA, y que proporciona informes 'on line' al conjunto de los investigadores clínicos a través de Internet para una mayor eficiencia en la gestión de casos y un mejor control del riesgo cardiovascular.